No es muy frecuente que Zaragoza acoja un estreno europeo. Y tampoco es habitual la combinación de diálogos entre la danza, "como lenguaje más que como técnica", el vídeo, los artistas y el público. En definitiva, la obra Cubo, de la compañía brasileña Ludica Dan§a, es especial, y así lo podrán comprobar los que acudan esta noche, a las 21.00 horas, al Teatro Principal. Será la única oportunidad para disfrutar de esta original concepción de la danza en la ciudad.

El espectáculo combina baile y proyecciones de vídeo como ingredientes principales. La parte cinematográfica está a cargo de Fernando Meirelles, internacionalmente conocido como director de Ciudad de Dios y El jardinero fiel, que ha contado con la ayuda de Marcelo Pressoto y de las fotografías de Sebastiao Delgado. Los tres consiguen figuras coloristas "de estética pop, aunque la obra no se pueda clasificar solo en un estilo". Por su carácter visual, emocional, está pensado para todos los públicos, aunque orientado sobre todo "a los niños y los jóvenes".

Así lo aseguró en la presentación del espectáculo Susana Yamauchi, que participa en la obra en su doble condición de bailarina y coreógrafa. En esta faceta le ha acompañado Joao Mauricio, famoso coreógrafo brasileño. Entre los dos han construido movimientos que dialogan con las imágenes, con el espectador y con la música de Zeca Baleiro, creada expresamente para Cubo.

"Ha sido una obra creada a ocho manos", bromeó Yamauchi en la presentación de ayer, "donde todos hemos colaborado en la parte de los demás". Una manera "muy artesanal" de trabajar, que ha dado como resultado este espectáculo multimedia basado en las emociones.

El nombre, Cubo, viene "de la caja del escenario, una caja mágica de donde salen todas las ideas", explicó la coreógrafa. Sobre las imágenes se desarrollan 17 situaciones distintas, que "no forman un argumento" coherente pero "sí se relacionan al final", en una conclusión del espectáculo que tendrán que descubrir los espectadores.

Siete bailarines desarrollan las coreografías, entre los cuales está incluida la propia Yamauchi. Uno de ellos, Reinaldo Soares, desarrolla "un número sorpresa de interactuación con el público, que además será una sorpresa muy relacionada con España", según aseguraron ayer, misteriosos, los bailarines. Pero aparte de esta sorpresa, los números de danza contemporánea mezclan multitud de géneros, desde "el ballet clásico, por nuestra formación", hasta los bailes de salón. Tanto es así que incluso un artista de circo interviene haciendo malabares con un cubo de metal, muy propio en este espectáculo.

Tras el estreno de esta noche en Zaragoza, Ludica Dan§a y su Cubo viajarán a Gijón, Vitoria... y así hasta a ocho ciudades españolas, antes de seguir su andadura por el resto de Europa.