En el último adiós a Ramón y Cajal alguien desliza un libro bajo un ramo de flores. Era un cuaderno de dibujos infantiles del científico que un amigo de infancia le robó 70 años antes fascinado por las imágenes.