Palacio de Montemuzo, hasta el 19 de noviembre. De martes a sábado, de 10 a 14 y de 17 a 21.00 horas.

Pilar Moré regresa a los orígenes de su pintura, ofreciéndonos visiones de su mundo con palabras distintas y gestos reinventados sobre la piel rugosa de cálidos papeles abrasivos, donde fluye la música y el rumor de la lluvia y los recuerdos, el perfume del tiempo y su silencio.