En 1870, E§a de Queirós y su amigo Ramalho Ortigao publicaron por entregas el misterioso encuentro de dos jinetes que topan con un carruaje parado en una carretera portuguesa. Adictiva de principio a fin.