Toda elección es una pérdida, una construcción de identidad. En el País Vasco la elección es una condena, una grieta que te separa de medio mundo, un estigma. Esta es una novela de personajes contradictorios.