Atletas griegos, guerreros medievales, damas inglesas, españolas y francesas del Renacimiento y otros personajes de diferentes etapas históricas son los protagonistas de la colección de 35 acuarelas de Francisco Pradilla que el consistorio de Villanueva de Gállego --municipio natal del pintor-- ha adquirido recientemente. Una serie que fue realizada en 1866, cuando el artista era tan solo un joven y acababa de ingresar en la Escuela de Acuarelistas de Madrid.

El alcalde villanovense, José Manuel Garisa, el concejal de Cultura del consistorio, Ignacio Asensio, y el especialista en el pintor aragonés, Wifredo Rincón, estuvieron presentes en el acto de presentación de las piezas que se pueden contemplar, hasta el 12 de noviembre, en la Sala de Exposiciones de la localidad. Junto a estas acuarelas se pueden ver también dos óleos, titulados Una invasión. Rincones perdidos de Pontevedra y Paisaje campestre con figuras1, que el consistorio también ha adquirido hace unos meses, así como otro cuadro, La viuda, que desde hace años es de propiedad municipal.

Para hacerse con las acuarelas y los dos óleos, el ayuntamiento villanovense ha tenido que desembolsar 150.000 euros y realizar miles de trámites burocráticos, ya que las obras pertenecían a particulares. Una vez que termine esta muestra, la idea es llevarla a otras localidades de la comarca del Bajo Gállego, así como de la Mancomunidad Central de Zaragoza. Luego, se estudiará un posible emplazamiento de las piezas. En este sentido, el equipo de gobierno trabaja para poder comprar la casa donde nació el artista, para convertirla en museo.