NACIDO EN BUENOS AIRES

RESIDENCIA DESDE HACE MÁS DE DIEZ AÑOS VIVE EN GRANADA DONDE REALIZA, ADEMÁS DE ESCRIBIR, DISTINTAS COLABORACIONES EN MEDIOS LOCALES

EDAD 29 AÑOS

LIBROS PUBLICADOS LOS MÁS CONOCIDOS SON ´EL JUGADOR DE BILLAR´, ´TOBOGÁN´, ´LA CANCIÓN DEL ANTÍLOPE´, ´GOTAS NEGRAS´, ´EL EQUILIBRISTA´ Y ´ALUMBRAMIENTO´, ENTRE OTROS. SU PÁGINA WEB ES WWW.ANDRESNEUMAN.COM Y EN ELLA SE PUEDE ENCONTRAR TODA LA INFORMACIÓN SOBRE SU OBRA Y SU CARRERA LITERARIA

El hispanoargentino Andrés Neuman acaba de publicar su nuevo trabajo, Alumbramiento en el que, a través de sus cuentos, cuestiona los estereotipos masculinos y analiza el mundo literario.

--¿Qué le ha llevado a cuestionar los estereotipos masculino?--La pregunta correcta sería si la literatura va a tardar mucho en reflejarlo. Es un conflicto real y en marcha. Esta transición que estamos viviendo me hizo pensar que el pensamiento de género no puede ser solo una cuestión de mujeres, afecta a ambos géneros. Y pensé que no había muchos libros de ficción que se ocupe de la otra mitad de la repercusiones en el pensamiento de género.

--Y, para reflejar esa crítica, el libro comienza de un modo un poco extraño...--Mi planteamiento es que no hay roles de géneros esenciales. Ninguna emoción o función humana corresponde esencialmente a uno de los géneros. Llevado esto al extremo la idea era decir ni siquiera la capacidad de engendrar vida. El hecho es biológicamente una exageración pero me sirve como metáfora bastante real de cómo él empieza a descubrir otra manera de sentirse padre, hijo, pareja... Aunque hay muchas interpretaciones. Uno nunca es dueño de lo que dice el libro que siempre dice lo que le da la gana. Solo se es dueño de lo que piensa.

--Explíquese...--Si un acto de lectura fuese confirmar lo que ha dicho el autor, leer sería inútil. Cualquier producto estético es una especie de arco de sentidos, el autor siempre cree estar situado en un punto de ese arco pero tú puedes recorrerlo entero. A mí me gusta cuando más grande es ese arco porque es más rico el libro y, claro, el cuento lo que hace es insinuar un arco de muchísimo alcance y, sin embargo, iluminar una pequeña parte de ese arco. Es un género demasiado silencioso.

--¿Silencioso?--El autor no tiene por qué saber cómo termina el cuento, si la situación está bien planteada, si los personajes son complejos, si las emociones fluyen... Si se ha recreado bien, la página solo será un encuadre, el mundo va más allá.

--Volviendo a su libro, tiene tres partes muy distintas porque va desde la masculinidad hasta la literatura, ¿cómo adquiere una unidad?--La estructura tiene mucha lógica. En la primera trato sobre los estereotipos pero la segunda es una bisagra. Algunos microcuentos hablan sobre estereotipos pero más breves y otros son metaliterarios.

--¿Es el cuento su género?--No tengo un género predilecto. No concibo los géneros tajantemente separados y no creo que un escritor escriba en un solo género. Un género literario es un acorde con una dominante.

--Pero sí se prodiga en él mucho más, ¿por qué?--Porque le tengo mucho cariño. Es el género más incomprendido. El cuento está en tierra de nadie...

--¿Entonces no es cierto que escribir un cuento es la antesala de una novela?