Muchas han sido las ocasiones en las que Lluis Llach ha visitado Zaragoza. Las últimas para actuar en la sala Mozart, escenario en el que hoy se despide, pero también lo ha hecho en la plaza de toros (con Amancio Prada, Mª del Mar Bonet, Llach y Labordeta en 1991) y en el Rincón de Goya, quizá en uno de los concierto que mejor define el compromiso de este autor. Llach actuó a favor de la libertad del insumiso Antonio Oriol un 27 de junio de 1992. Lo hizo rebajando su caché y ofreciendo una dura rueda de prensa contra el militarismo. Él siempre estaba ahí.