Duros policías, mujeres fatales y adinerados corruptos se dan cita en esta magnífica novela policiaca que recrea el crimen de la joven aspirante a actriz Elizabeth Short, cuyo cadáver apareció partido en dos en Los Ángeles.