MEMORIAS DE IDHÚN

AUTORA: Laura Gallego

PÁGINAS: 588, 766 y 945

EDITORIAL: SM

Cuenta Laura Gallego que el planeta de Idhún nació en su cabeza cuando apenas tenía 15 años pero que no se atrevió a escribirla hasta años más tarde cuando se cruzó en su camino el personaje de Jack. Y los lectores estuvieron de enhorabuena ese día porque sería difícil comprender la historia sin la presencia de Jack, porque, en definitiva, es el personaje que le da sentido y linealidad a la historia. Aunque, superficialmente, pueda parecer que la historia se sostiene en tres pilares (personajes): Jack, Victoria y el malvado Christian, la realidad es que sin la presencia del primero, la historia no tendría mucho sentido.

Y gracias a ello, Memorias de Idhún es una trilogía bien construida, trabajada y que engancha al lector sin que se dé cuenta. Aunque por encima de cualquier adjetivo que se pueda utilizar, lo que destaca de Laura Gallego es que ha conseguido que cada una de las más de 2.000 páginas de las que consta la trilogía tengan sentido. Ninguna acción que sucede, chirría o deja de adquirir un significado completo cuando la trilogía llega a su fin. Algo de lo que muy pocos autores pueden presumir.

La escritora valenciana puede enorgullecerse de la trilogía que ha construido. Tres libros que, más allá, de una simple historia de aventuras llegan muy lejos. Lo que comienza en La resistencia como una lucha de un reducido grupo de personas contra el gobernante de Idhún que los ha hecho exiliarse a la Tierra, se convierte en una historia en la que el lector no deja de descubrir fenómenos sorprendentes y conocer a los dioses que construyeron Idhún. Todo para llegar a un final, en las últimas páginas de Panteón, en el que no todo es lo que parece.

Pero lo que Laura Gallego recrea en la trilogía no se reduce a crear un planeta en el que nada funciona como en la Tierra. Nueve razas distintas pueblas Idhún, algunas expertas en magia, otras en el arte de la guerra, algunas simplemente en mantener la armonía del mundo y todas subsisten por la creación de los dioses. Sin embargo, lo más importante de la trilogía es quizá la profundidad que alcanzan las relaciones entre los distintos protagonistas de las múltiples tramas que suceden.

Amor platónico, fraternidad, lealtad, intransigencia, saber estar y saber elegir el momento adecuado para hacer las cosas, la frialdad, los sangrecaliente que solo se guían por los impulsos, el sacrificio entendido como un acto de salvar al mundo... Todo tiene cabida en una trilogía que está llamada a convertirse en un hito en la literatura juvenil si nos atenemos al volumen de ventas que ya atesora. Y esto, al tratarse de una mente española la que ha sido capaz de crear el fenómeno, es algo que debe asombrarnos.

DANIEL MONSERRATdmonserrat@aragon.elperiodico.com