La Pedrera de Barcelona inaugura hoy una exposición en la que recorre la trayectoria del escultor Pablo Gargallo a través de un centenar de obras esenciales, en el 125° aniversario del nacimiento del artista. La muestra, que podrá visitarse hasta el 28 de enero, reúne 78 esculturas, 16 dibujos y 11 cartones en los que se evidencia la dualidad de planteamientos que caracterizó la obra de Gargallo; por una parte, una línea de estilo clasicista e influencia modernista, y por otra, trabajos de carácter innovador y de raíz vanguardista. La exposición incluye una de las piezas más populares del escultor, Gran profeta --junto a algunos de sus bocetos preparatorios--, autorretratos, una serie con Greta Garbo de protagonista, y un retrato y una máscara de Pablo Picasso, entre muchas otras.