El artista aragonés Ángel Orensanz ha comprado un palacete en el centro de Francia que va a convertir en un museo permanente. "Quiero exponer mi obra y también la de los demás", explicó ayer Orensanz, quien indicó que el museo, ubicado en el municipio de Sainpuits, a unos 200 kilómetros al sur de París, "también va a servir de taller" para trabajar él mismo. El conocido como Castillo de Flacy --de 3.000 metros cuadrados-- será abierto "hacia el verano".

El palacete se encuentra en una propiedad de siete hectáreas que Orensanz compró hace mes y medio y que fue utilizado al final de la Segunda Guerra Mundial a niños afectados por el conflicto y luego para otros con problemas sociales.

El artista aragonés tiene intención de que para su apertura se puedan mostrar los dibujos y trabajos de los internos que pasaron por el centro Infancia y Futuro albergado en Flacy, que él mismo ha podido recuperar en el edificio.