EN PICADO

AUTOR Nick Hornby

EDITORIAL Anagrama

PÁGINAS 328

PRECIO 19 euros

Se diría de Nick Hornby (Maidenhead, 1957) que es un hombre envidiable: un novelista de éxito que escribe de fútbol y de pop sin que los críticos le afeen y que gracias a las ventas de sus libros vive confortablemente sin parecer un idiota. "Mi vida puede resultar atractiva, pero, como la de cualquiera, también está llena de contratiempos cotidianos".

Obvia, con elegancia, su condición de padre de un adolescente con un autismo severo, que le ha enseñado "otra forma de ver el mundo; le ha dado, por ejemplo, un sentido al dinero que gano y me ha hecho conocer a gente maravillosa". Pese a lo que pueda parecer, Hornby no se considera un hombre especialmente dotado para ver el lado bueno de las cosas. "En realidad soy un tipo con un talante más bien depresivo", asegura. La culpa la tiene En picado (Anagrama), cuya trama se inicia con el encuentro casual de cuatro personajes en lo alto de un edificio. Es Nochevieja y los cuatro han subido hasta allí para suicidarse.

"Mucha gente elige el fin de año para suicidarse y la razón es obvia: el significado especial de la fecha hace que la sensación de soledad sea más acusada". Que no teman los seguidores del novelista: Hornby resuelve con maestría el difícil reto de sazonar con humor y optimismo un asunto tan penoso sin restarle gravedad. "Me gusta que mis libros tengan una nota esperanzadora. Lo que más valoro en un escritor o en un músico es que se tome en serio la tarea de darle a la gente razones para vivir. No me interesan los artistas que todo lo que pueden decirme es que no hay esperanza". Esa misma convicción le lleva a sostener que los críticos deberían escribir únicamente sobre los libros, los discos o las películas que consideren de interés.

RAFAEL TAPOUNET