La cantaora pacense Celia Romero, de 16 años, ganó el sábado de madrugada, tras un concurso que duró casi cuatro horas y media, el máximo galardón de la LI edición del Festival Internacional del Cante de las Minas, la Lámpara Minera, por su interpretación de mineras y tarantas. Romero, que recibirá 15.000 euros, era directa competidora de otra de las tres menores que competían en esta edición, la granadina Ana Mochón, de 16 años, que obtuvo el primer premio de cartageneras. La tercera adolescente, la onubense Beatriz Romero, de 15 años, se alzó con el premio de los cantes por Málaga, Córdoba, Granada y Huelva gracias a su interpretación de una granaína y media.

"Cuando pasé a la semifinal no me lo podía creer así que ahora aún menos. Llevo cantando desde los 7 años y ahora quiero seguir estudiando y preparándome", señaló Romero, nacida en Herrera del Duque (Badajoz), tras recoger el premio y cantar otra minera de manera "pura y ortodoxa" de cabo a rabo, según los aficionados.

Ana Mochón, que se presentaba por segunda vez y favorita a priori del público, tuvo su prueba de fuego precisamente en la minera, en la que cometió dos errores que, con toda probabilidad, le acabaron costando la Lámpara a pesar de que Celia Romero tampoco estuvo redonda en su interpretación de ese palo. Sin embargo, en su cante por tarantas "se vino arriba" y conquistó el favor del público que le dedicó una sonora ovación.