A los 68 años, Johnny Hallyday emprende una nueva aventura. La vaca sagrada del rock francés debuta el 6 de septiembre en París como actor de teatro. El reto está a la altura de su leyenda. Interpreta a uno de los dos protagonistas del drama psicológico Kingdom of Earth (El reino de la Tierra), del autor norteamericano Tennessee Williams (1911-1983).

En sus 50 años de carrera, Hallyday ha vendido 100 millones de discos, realizado 180 giras mundiales y rodado medio centenar de películas, pero nunca ha subido a la escena para declamar un texto.

Para enfundarse en la piel de Chicken, un viril granjero treintañero de la América sureña de los años 60, ha transformado su look. El cantante ha cambiado sus eternas mechas rubias por un pelo oscuro y sin brushing acorde con los orígenes mestizos y humildes del personaje. Despojado de sus pendientes, colgantes y anillos con calaveras, ha tenido que guardar la cazadora de piel las camperas y las lentejuelas en el armario para subir a la escena con una simple camisa de cuadros, unos tejanos y unas rústicas chirucas.

TAQUILLA DE UN MILLÓN "Lo he dejado todo para hacer esta pieza", asegura el artista, que se confiesa gran admirador del dramaturgo de piezas tan célebres como Un tranvía llamado deseo, La gata sobre el tejado de zinc caliente y La noche de la iguana, que le inspiró la canción Quelque chose de Tennessee. Poco representada en Europa, Kingdom of Earth se montará por primera vez en Francia de la mano del director Bernard Murat. La expectación se ha traducido ya en la taquilla. Antes de empezar las representaciones, la venta de entradas ha recaudado un millón de euros.

Después de los problemas de salud que le obligaron a suspender su gira de despedida y del discreto éxito de su último disco, Jamais seul, Hallyday confía en este montaje para volver a brillar. Se ha pasado el verano memorizando el centenar de páginas en las que mantiene un tenso diálogo con su hermano, interpretado por Julien Cottereau, al que se enfrenta por la herencia de la granja y por el amor de la esposa de éste, encarnada por Autrey Dacon. El trío lleva varias semanas ensayando en el teatro Edouard-VII, donde actuarán hasta el 19 de noviembre.

EN BLANCO El cantante, que rechaza la ayuda de un telepromter o un auricular, admite que su temor principal es quedarse "en blanco". Pero no es el único obstáculo que debe salvar el veterano rockero de ojos de gato para abordar una nueva vida como comediante. "Cuando subo a un escenario para cantar, hago lo que la gente espera de mí: ver a Johnny Hallyday con efectos especiales. Cuando actúo es lo contrario: debo hacer olvidar al cantante Johnny Hallyday". Difícil ecuación.