Agustín Sánchez Vidal, amigo y biógrafo del cineasta Luis Buñuel, ha desvelado en una entrevista que el director aragonés realizó el polémico documental "Las Hurdes, tierra sin pan", no solo con la mejor de las intenciones, "sino con un profundo respeto y un profundo amor a las gentes de la comarca".

Esta afirmación forma parte de una entrevista inédita que será proyectada durante las Jornadas "Las Hurdes desde Buñuel", que se celebrará en la Hospedería de Las Mestas (Cáceres) los próximos días 4 y 5 de octubre bajo la organización de la Mancomunidad de Las Hurdes y la Asociación para el Desarrollo Integral de Las Hurdes (Adic-Hurdes).

En este encuentro, se analizará la evolución experimentada por esta comarca cacereña para ayudar a su promoción, cuando se cumplen 80 años desde el rodaje del documental "Las Hurdes, tierra sin pan".

Precisamente, Sánchez Vidal insiste en la entrevista en uno de los puntos de reflexión que proponen las jornadas.

"El documental de Luis Buñuel, en lugar de ponerlo en contra del viento, se puede poner a favor, para que tire de Las Hurdes, porque el documental fue pensado para eso y porque es necesario tener una consideración atenta a cómo cambian las cosas", dice.

Según ha informado hoy a Efe el coordinador de las jornadas, Jesús María Santos, el investigador y escritor lo ratifica de manera más directa cuando asegura que el documental de Buñuel es una "tarjeta de presentación inmejorable; entre otras razones, porque Las Hurdes actuales no tienen nada que ver con las del documental".

En la entrevista, Sánchez Vidal afirma comprender la dificultad "para asumir un legado que es gravoso" por parte de los hurdanos, a la vez que reconoce que entre Las Hurdes y Buñuel "ha habido un desencuentro que merecería la pena ir allanando. Hay una fisura, una grieta".

"El legado de Las Hurdes es un legado complejo y no se puede hacer de una manera reduccionista, se tiene que hacer con una contextualización, de manera que ninguna de las dos partes malentienda a la otra", añade el biógrafo de Buñuel.

En ese punto, Sánchez Vidal enfatiza su análisis con su experiencia personal.

"Puedo decir, porque lo traté mucho, que Luis Buñuel realizó la película no solo con la mejor de las intenciones sino con un profundo respeto y un profundo amor. Y eso se ve. Es verdad que fue a mostrar lo más extremo y los aspectos que más podían ayudar a denunciar una situación como esa".

"Él entendía que la pieza que debía hacerse era una pieza de intervención, una pieza de denuncia, no contra los hurdanos, sino contra una situación que hacía posible eso", asegura Sánchez Vidal.

En otro momento de la entrevista, y ante la pregunta de si le deben algo Las Hurdes a Buñuel, Sánchez Vidal ha afirmado que duda mucho "de que el empeño político que ha habido por acabar con la leyenda negra de Las Hurdes se hubiera hecho con la diligencia que se ha puesto en muchas ocasiones de no mediar el documental".

"Creo que él también tuvo mucho que ver con el hecho de que Las Hurdes se hayan convertido en algo que había que atender, que había que escuchar, que había que tomar medidas. Y eso nos da las dos caras del asunto", ha concluido.