Encomiable esfuerzo el de la Semana de Música Religiosa de Cuenca y Antiqua Escena levantando una de las producciones más novedosas del Año Cervantes. La conquista de Jerusalén por Godofre de Bullón, comedia atribuida al autor del Quijote, subió la noche del martes por primera vez a un escenario en el Teatro local dentro de los actos de homenaje que la programación de esta muestra dedica a la figura del escritor.

La obra, que tuvo buena acogida a pesar de algunos desajustes escénicos, fue descubierta por el hispanista italiano Stefano Areta durante sus investigaciones en los fondos de la Biblioteca del Palacio Real de Madrid. El investigador se apoya para su afirmación en los muchos indicios que respaldan la paternidad cervantina. En Adjunta al Parnaso, el propio Cervantes recuerda haber compuesto a su regreso del cautiverio de Argel, junto con El trato de Argel y La Numancia, una comedia denominada La Jerusalén. Desde un punto de vista métrico y teatral, La conquista de Jerusalén presenta extraordinarias similitudes con estas piezas.

Juan Sanz dirige el montaje, con escenografía del codirector de Antiqua Escena. Junto con Ana Maria Puigpelat y Dolores Noguera, es también responsable de la cuidada adaptación del texto para adecuarlo a las exigencias de una representación actual, pero respetando con rigor la copia manuscrita. En el trabajo de recitado del verso ha colaborado, además de Puigpelat, Emilio Gutiérrez Caba. Esta labor se ha notado en la excelente dicción de los ocho actores, entre ellos Kiti Manver, que se desdoblan en 14 personajes alegóricos e históricos.

La obra se sitúa en el contexto de la historia bélica y religiosa de la primera cruzada. En el prólogo, un alegórico personaje --Jerusalén-- exterioriza los sufrimientos que vive la ciudad bajo el yugo musulmán cuando las tropas que comanda Godofredo llegan a la muralla.