La cultura del Renacimiento asistió a un renovado interés por el conocimiento de los símbolos. Los monumentos y restos arqueológicos de la Antigüedad presentaban imágenes que resultaban incomprensibles. En este contexto, movido por la atracción hacia la civilización clásica, la aparición del Emblematum Liber de Andrea Alciato supuso el nacimiento de un nuevo género artístico literario: la emblemática, un género que favorece un acercamiento renovado a la mitología, la historia y la sabiduría del Mundo Antiguo, aunque sobre todo propone un juego de ingenio, a menudo con intención moralizante. Los emblemas son composiciones alegóricas que transmiten un pensamiento o una enseñanza mediante la combinación de imagen y texto. Y pronto, los libros se convirtieron en un referente.

Leer imágenes: el mundo simbólico en los libros de emblemas es el título de la exposición que puede verse hasta el 30 de junio en la antigua sala de lectura de la Biblioteca de la Universidad de Zaragoza, y que recoge el fondo documental de gran belleza plástica y a su vez muy representativo del universo simbólico y cultural del Renacimiento y Barroco.

La muestra está integrada por 44 ejemplares, procedentes del rico fondo bibliográfico de la Universidad de Zaragoza, que se muestran organizados por secciones según las tipologías más características del género. Así, el recorrido se inicia con una selección de ediciones de Alciato, padre e inspirador de buena parte de los emblemas. Le suceden importantes repertorios de símbolos o jeroglíficos, como los de Valeriano y Picinelli, y los emblemas heráldicos, encarnados en libros de empresas ilustres tan reconocidos como los de Paolo Giovio o Girolamo Ruscelli.

Los tres subgéneros que cuentan con una mayor representación, los emblemas políticos, los moralizantes y los religiosos, forman sus correspondientes apartados con relevantes ediciones de Saavedra Fajardo, Juan de Horozco o Núnez de Cepeda, entre otros destacados autores. Finalmente, la iconografía mitológica de Vincenzo Cartari, y su reflejo en la fiesta barroca, concluyen este recorrido de trescientos años de historia por el extenso campo de la literatura emblemática.

EL PRÍNCIPE RENACENTISTA

La iniciativa coincide con la celebración de la XIV Reunión Científica de la Fundación Española de Historia Moderna, organizada por el Departamento de Historia Moderna y Contemporánea de la Universidad de Zaragoza, uno de cuyos temas centrales está dedicado a la figura de Fernando el Católico. Por eso, la exposición reserva un espacio para mostrar la representación emblemática del monarca aragonés, considerado por los tratadistas de la época como paradigma del perfecto príncipe renacentista.