El Centro de Arte y Naturaleza (CDAN) es el escenario elegido por la organización del Festival Sonidos en la Naturaleza, SoNna Huesca, para acoger a la compañía catalana de teatro experimental La Fura dels Baus, que representará este jueves a las 22.00 horas una versión actualizada y adaptada de su espectáculo Free Bach 212, una propuesta que ya sirvió para celebrar el 25 aniversario del Festival Internacional en el Camino de Santiago en Jaca en 2017, pero que según su director Miki Espuma, “estará llena de sorpresas y novedades”. Entre otras, el empleo de videomaping para adaptar las proyecciones al edificio del CDAN.

Free Bach 212 es una interpretación libre de la partitura original de la Cantata de los Campesinos de Johann Sebastian Bach. La reinterpretación, con dirección y guión de Miki Espuma y David Cid, cuenta también con la dirección musical de Pavel Amilcar, Thor Jorgen y el mismo Espuma. Para transportar la obra en el tiempo y aportarle actualidad, los directores han mezclado el barroco con músicas electrónicas y el flamenco. La Fura dels Baus y el cuarteto barroco Divina Mysteria presentan un espectáculo interdisciplinar, donde las músicas electrónicas, la imagen multimedia, el flamenco y una poética contemporánea del espectáculo consiguen un precepto atemporal e inherente a la Cantata de los agricultores BMW 212, el de conmover y deleitar sin barreras ni limitaciones.

El espectáculo es un concierto teatralizado de un cuarteto barroco (violín, viola, violone y clavicémbalo) matizado con sintetizadores y electrónica, y en el que tienen cabida también la danza y el cante flamencos, la ópera y la escenografía y la vídeo realización más futurista. “Bach nos tiende una mano que cruza 273 años para invitarnos a la mesa, con una cantata que termina en una taberna donde la cerveza es el brebaje unificador”.

La Fura dels Baus es excentricidad, innovación, adaptación, ritmo, evolución y transgresión. Esa esencia tan propia y única la llevó a ser pionera en la transformación de los conceptos tradicionales de espacio y público. La Fura redefinió el espacio de actuación, trasladándolo a lugares no convencionales y cambiaron del papel pasivo del público a uno más activo, rompiendo de esta forma la “cuarta pared”.

La semana colofón 

Con el espectáculo de La Fura dels Baus dará comienzo la última semana del SoNna Huesca, que tendrá en la Cartuja Nuestra Señora de las Fuentes de Sariñena su escenario principal, pues albergará los dos únicos conciertos de pago, de un total de 35, de la segunda edición del festival; los que ofrecerán el dúo Amaral  el viernes y la cantante y compositora Rozalén el sábado, que ya tienen vendido su aforo ampliado de 1.200 espectadores. Por su parte, la actuación que clausura la cita en Chalamera el próximo domingo, a cargo del trío Vívere Memento (José Luis Delgado, María José Hernández y Joaquín Pardinilla) todavía tiene plazas disponibles. 

A falta de un balance final que tendrá que hacerse a partir del próximo domingo, la diputada de Cultura, Maribel de Pablo, mostraba la satisfacción de la institución porque tras una treintena de espectáculos en dos meses de programación “ya podemos decir que ha salido todo a pedir de boca y esperamos que la semana final ponga el broche de oro que esta cita merece”.  

Para De Pablo, “en el SoNna Huesca hay un esfuerzo muy importante de los técnicos, de los alcaldes y el personal de los ayuntamientos, y de todo el equipo que lo lleva adelante, que es encomiable”. La diputada subrayaba que los objetivos del festival, “como son activar el sector cultural aragonés y el turismo en la provincia, además de poner en valor el territorio y los pueblos altoaragoneses, se han cumplido a la perfección. Hay muchas localidades y alcaldes que ya se interesan por el calendario del año próximo y nos ofrecen sus lugares más emblemáticos y esto es una prueba inequívoca de que la cita ha calado hondo en el territorio”. 

Por último, la diputada de Cultura hacía hincapié en que la Diputación Provincial de Huesca ha sabido hacer de la necesidad virtud “porque hay que tener en cuenta que en estas circunstancias de pandemia estábamos obligados a ofrecer formatos pequeños, al aire libre y con el cumplimiento más estricto de la normativa anti-Covid. Todo ello, con las cortapisas que supone, se ha acabado convirtiendo en la principal virtud del festival. Si la primera edición del SoNna Huesca no se hubiera ideado para el verano de 2020 nos lo hubiéramos tenido que inventar más tarde o más temprano”, resumía Maribel De Pablo.