Ante una antología como esta que ofrece Olifante con el título de Poesía búlgara contemporánea, la mayor objeción que se puede hacer es lo corta que se hace, las ganas de más que deja al lector que la transita. Quince poetas, con dos poemas de cada uno, son el estricto contenido de la antología, que sirven como un pálido reflejo para atisbar cómo late y respira la poesía en un país por el que parece que el telón de acero no ha acabado de caer del todo.

En este sentido resultan muy interesantes las palabras de Mijaíl Nedélchev, presidente de la Asociación de Escritores Búlgaros, quien en la introducción habla de lo problemático del concepto generacional para explicar el devenir de la más reciente poesía búlgara. Y aun así, encuentra algunos rasgos definitorios para las tres generaciones --de los 80, de los 90 y la de principios del siglo XXI-- que abarca la antología: la liberación de atávicos yugos totalitarios ha propiciado una mayor “independencia del Yo”, que aquí se refleja en un ramillete de voces diversas pero con el denominador común de una intensa voluntad expresiva.

Es interesante comprobar cómo los quince autores plasman en sus versos ese yo al que hace referencia Nedélchev. Los poetas aparecen por orden de edad, de menor a mayor, y esta ordenación permite atisbar una sutil evolución inversa desde los poemas más contenidos y cerebrales de los más veteranos hasta una agilidad mayor en el discurso de los más jóvenes. Pero en todos hay un uso muy medido de la palabra, y quizá no sea casual que la inmensa mayoría son licenciados en filología y profesores de lengua y literatura.

Es ineludible recordar que esta fascinante oportunidad de acercarse hasta la poesía actual de Bulgaria no hubiera sido posible sin la labor de Rada Panchovska y Ricardo Díez Pellejero, que se han hecho cargo de la traducción y han conseguido trasladar hasta una orilla tan lejana estas voces búlgaras que, sin misterio, revelan toda su personalidad.

'POESÍA BÚLGARA CONTEMPORÁNEA'

Traducción de Rada Panchovska y Ricardo Díez Pellejero

Olifante

99 páginas