La localidad ribagorzana de Montanuy ha acogido este lunes un emotivo homenaje en recuerdo a Pau Donés. Coincidiendo con el día de su cumpleaños –el músico habría cumplido 55 años–, el tributo corrió a cargo del ayuntamiento y del personal sanitario que le atendió en el Hospital Vall d’Hebron de Barcelona durante su enfermedad. Tras la celebración de un pequeño recital en el que se han interpretado varias de sus canciones, el consistorio ha inaugurado un nuevo mirador con una escultura en su memoria, mientras que el hospital ha instalado una placa conmemorativa.

«Pau Donés se merece todo. Nos dio una lección de vida y llevó el nombre de nuestro pueblo por medio mundo», ha subrayado a este diario la alcaldesa de Montanuy, Esther Cereza tras participar en el homenaje. El músico solía regresar al municipio oscense para reencontrarse con sus raíces y con su padre, que todavía vive allí. Donés siempre dijo que había compuesto en Montanuy, donde se empadronó, se hizo una casa y era considerado un vecino más, algunas de sus mejores canciones.

La localidad ribagorzana ya acogió un concierto de tributo a su vecino más universal el pasado julio en el marco del festival Sonna, por lo que este lunes, de alguna forma, se ha cerrado el círculo con este nuevo homenaje. El productor de Jarabe de Palo, Micky Forteza-Rey, ha puesto la banda sonora interpretando canciones del grupo como Me gusta cómo eres y, junto con el doctor Domenico Sabia, cirujano del Complejo Hospitalario Moisès Broggi, otras como Depende, Déjame vivir, Valiente y Eso que tú me das. Cristina Gruas, prima de Pau Donés, se ha encargado de presentar un acto que ha cerrado el hermano del músico con unas palabras de agradecimiento.

La escultura y la placa dejarán para la eternidad un recuerdo vivo del cariño del municipio hacia el músico. «Fue un embajador de nuestro pueblo y le considerábamos uno más», ha insistido Cereza. Todo ese reconocimiento hizo que la Diputación Provincial de Huesca, con la colaboración del Ayuntamiento de Montanuy, rindiera homenaje a la figura de Pau Donés el pasado julio con una noche especial en la localidad donde el músico se sentía en su propia casa. En el concierto de tributo participaron los músicos de Jarabe de Palo y otros compañeros de profesión. Entre otros, actuaron Marinah, de Ojos de Brujo, La Mari, del grupo Chambao, Travis Birds, Adriá Salas, de La Pegatina, y los aragoneses Pecker y Elem.

Esa velada se inició a las 22.15 con la proyección del documental de Atresmedia Eso que tú me das: Última charla con Pau Donés, dirigido por Jordi Évole y Ramón Lara. Durante la charla junto al periodista, Donés habló de la importancia de aprovechar el regalo de la vida: «Desde el primer día que me dijeron que estaba enfermo me dijeron que me iba a morir. Pero a mí lo que me interesa es lo otro, la vida». Sus palabras conmocionaron a las redes sociales, donde se multiplicaron los mensajes de agradecimiento al cantante de Jarabe de Palo por su valor y su lección de vida.

«Pau Donés, que era una persona muy inteligente, fue consciente de que tenía un tumor muy especial y sintió la necesidad de ayudar a la gente de dos maneras: haciendo difusión desmitificando la enfermedad y recaudando fondos para la investigación con el documental, conciertos y eventos», resume el dotor Ramon Charco, jefe del Servicio de Cirugía Hepatobiliopancreática y Trasplantes de Vall d’Hebron y miembro del equipo que le operó en septiembre de 2015.