El balneario de Panticosa lleva varias semanas acogiendo el rodaje de la película Edén, la ópera prima de la realizadora madrileña Estefanía Cortés. El filme se ha rodado íntegramente en Aragón (sobre todo en el balneario) y culminará este próximo fin de semana en Huesca. La directora y los actores Charlotte Vega, Marta Nieto, Ramón Barea e Israel Elejalde han recorrido este miércoles los sets de rodaje con los medios de comunicación.

La película, que como muy tarde prevé estrenarse el próximo otoño, es un drama psicológico que aborda la historia emocional de cuatro personajes que deciden acudir a Edén, un espacio clandestino en medio de la naturaleza, para poner fin a su dolor.

Con un equipo de 40 personas, ha sido rodada íntegramente en localizaciones de Aragón, con escenarios principales en el balneario de Panticosa, y exteriores de Piedrafita de Jaca y Panticosa. «El balneario de Panticosa ha sido un espacio que ha estado en mi cabeza desde el principio, desde que comencé a planificar el rodaje. Tenía muy clara la localización que quería y la encontré aquí, porque estábamos buscando un lugar muy luminoso, acristalado que estuviera enmarcado de forma mágica en la naturaleza», ha asegurado este miércoles Cortés.

La cinta está producida por Montreux Entertainment, La Caña Brothers, La Colmena y El Eden AIE, con la participación de TVE y Aragón TV. El rodaje se ha extendido durante cuatro semanas.

El largometraje aborda la historia emocional de cuatro personajes muy diferentes pero con un objetivo común: acabar con su dolor. Marina (Charlotte Vega), una joven que intenta escapar los fantasmas que la persiguen tras un trágico evento. Atormentada y rota por la culpa, decide acudir a Edén, una empresa clandestina que le ayudará a poner fin a su sufrimiento. La cinta tratará el tema de la libertad individual frente a la vida y la muerte.