Era esperado y lógico, pero hasta hace unas semanas no había cifras oficiales que lo confirmaran. La pandemia desplomó el gasto en bienes y servicios culturales en toda España a lo largo del año 2020 (el último del que hay datos). Aragón también vio reducir su consumo particular en esta materia, pero la comunidad salió mucho mejor parada que el resto y su bajada fue menos intensa. De hecho, Aragón lideró el gasto medio por persona en cultura durante 2020, según los datos del Anuario de Estadísticas Culturales del ministerio publicados a finales del año pasado. Es la primera vez que la comunidad lidera este ranking desde que lo elabora el ministerio (desde el año 2005).

En concreto, cada aragonés gastó de media en bienes y servicios culturales un total de 261,5 euros, un desembolso superior que el de comunidades con mayor PIB per cápita como País Vasco (244 euros), Navarra (223 euros) o Madrid (246 euros). Baleares fue en 2020 la región con un gasto medio por persona en cultura más bajo de todo el país, con 172 euros, seguida de Cantabria (175).

La estadística del ministerio indica que los aragoneses se refugiaron en la cultura al comienzo de la pandemia, adquiriendo más libros y otro tipo de productos y servicios culturales. Algo que ya venían destacando por ejemplo las librerías zaragozanas en el último año.

Este liderazgo en el gasto cultural por persona aún adquiere más valor teniendo en cuenta que Aragón no solía encabezar este ranking en los últimos años. En 2017 y 2018, por ejemplo, la comunidad ocupó la décima y la decimosegunda posición, respectivamente. En 2019 sí que escaló puestos al situarse en cuarto lugar.

Sea como sea, por lógica económica (Aragón es una de las autonomías con mayor PIB per cápita), la comunidad debería situarse casi todos los años, al menos, de mitad de tabla para arriba.

Descenso en todo el país

A pesar del liderazgo regional registrado en 2020, la pandemia también redujo el gasto de los aragoneses en cultura durante ese año, como ocurrió por otra parte en el conjunto del país. En concreto, los 261,5 euros por persona de 2020 contrastan con los 293 euros registrados un año antes. La caída fue menos intensa que la de otras comunidades: Madrid, por ejemplo, pasó de 317 euros en 2019 a 246 en 2020 y Navarra de 298 a 223 euros.

Los efectos de la pandemia se dejaron notar en toda España. El consumo medio por persona en cultura apenas superó los 223 euros de media en todo 2020, un descenso del 16% respecto al año anterior y la peor cifra desde 2007.

La pandemia ha desplomado la inversión particular en cultura en todo el país, pero Aragón ha salido mejor parada

Ahora solo queda esperar a la estadística que el ministerio publicará a finales de 2022 para ver si la tendencia se mantiene en 2021 en Aragón o, si por el contrario, se observa un incremento del gasto gracias a una situación pandémica algo menos complicada que en 2020. Cabe recordar que en 2016, el gasto medio por cada aragonés fue de 336,9 euros, en 2017 de 287, 6 euros y en 2018 de 257,5 euros.

El anuario del ministerio analiza el gasto por diferentes subsectores. En Aragón, sale bien parado el de libros y publicaciones periódicas: en 2019 arrojó un gasto anual medio por persona de 59,8 euros, mientras que en 2020 subió a 66,1 euros. El apartado denominado servicios culturales (entradas de cine, teatro, museos o monumentos) registró un fuerte desplome: pasó de los 68 euros a los 26,5 por persona. Por su parte, el subsector de soportes, equipos y accesorios audiovisuales y de tratamiento de la información (reproductores de música, instrumentos, ordenadores, cámaras...) se situó en los 81,1 euros, frente a los 86,1 de 2019.

Baja el empleo en el sector

Según el anuario del ministerio, la cifra de trabajadores vinculados al sector cultural en Aragón bajó a lo largo de 2020 hasta situarse en los 14.200 empleados, frente a los 15.200 de 2019. Los datos confirman así que la pandemia hizo mella en el empleo de un sector muy golpeado por la crisis sanitaria. Esos 14.200 trabajadores no representan ni el 3% de los empleos totales que hay en la comunidad.