Kiosco

El Periódico de Aragón

Regreso de la cita de la industria musical

Grammy 2022: Jon Batiste y Silk Sonic dan la sorpresa

El cantante de Nueva Orleans y el tándem de Bruno Mars y Anderson .Paak desplazan a las figuras pop más previsibles

Jon Batiste, uno de los triunfadores de los Grammy 2022

Aunque Jon Batiste, un artista hasta ahora ajeno al ‘star system’ del pop, acaparaba nominaciones (11), las casas de apuestas no confiaban demasiado en su ‘punch’ ganador, pero finalmente este ariete de las músicas afroamericanas nacido en Nueva Orleans dio la campanada: cinco Grammy, entre ellos uno de los gordos, el del Mejor Álbum del Año, otorgado al afortunado ‘We are’. Allá en la cumbre, solo le tosieron Bruno Mars y Anderson .Paak, es decir, el dúo Silk Sonic, con cuatro premios (entre ellos, Canción y Grabación del Año), seguidos de la risueña Olivia Rodrigo, galardonada por triplicado, incluyendo los laureles de Mejor Artista Novel.

Los Grammy recuperaron sus brillos de siempre, este domingo por la noche (madrugada del lunes en España), en una gala presencial en el MGM Grand Garden Arena (Las Vegas) que acogió actuaciones de muy variado pelaje, de J Balvin a Lenny Kravitz (con H.E.R.) Presentadores de relumbrón, con tándems como Dúa Lipa con Megan Thee Stallion, o las venerables Joni Mitchell y Bonnie Raitt, y un palmarés que acabó dejando fuera de juego a figuras como Billie Eilish, Taylor Swift y Justin Bieber, notorios derrotados de la noche. Kanye West tampoco recordará esta gala con gran emoción, ya que su ‘Donda’ solo se impuso en dos categorías menores, del ámbito del rap, y su actuación, que no había llegado a confirmarse, fue descartada a causa de su comportamiento conflictivo en las redes.

Anderson .Paak y Bruno Mars (Silk Sonic), tras recibir un Grammy. Reuters

Un éxito transversal

Los focos apuntan así a este relativo desconocido llamado Jon Batiste, cuya música mestiza y bienhumorada, envuelta en mensajes humanistas y en sintonía con el ‘black lives matter’, ha compatibilizado el reconocimiento generalista con el triunfo en las categorías del jazz, el r’n’b y el territorio etiquetado como ‘American roots’. Sorpresa en estos 64º Grammy, como lo son los parabienes dispensados a Silk Sonic y, sobre todo, a su canción ‘Leave the door open’, con su tacto soul y sus reflejos del viejo ‘sonido Filadelfia’. Gala con aires de puesta de largo para la joven californiana (19 años), de raíces filipinas, Olivia Rodrigo, con su debut pop ‘Sour’, y reconocimientos significativos para artistas como la pareja Tony Bennett & Lady Gaga, Tyler, the Creator, y Doja Cat con DZA.

Superado (en apariencia) el apagón pandémico, esta gala de los Grammy no resultó exenta de carga dramática, muy literal en la voz del presidente de Ucrania, Valodímir Zelesnki. Apareció en la pantalla para recordar a la audiencia que estos días los músicos de su país “deben llevar chalecos antibalas en lugar de esmóquines” y que “cantan a los heridos en los hospitales”, y para pedir a la comunidad de los Grammy que “llene de música el silencio causado por las bombas rusas”. Tras el video, John Legend cantó un sentido ‘Free’ acompañado de sendas cómplices ucranianas y de la poeta refugiada Lyuba Yakimchuck.

Tangana y Alborán

Ni C. Tangana ni Pablo Alborán se llevaron a España un ejemplar del preciado gramófono, la estatuilla de los Grammy, y los agraciados en sus categorías resultaron ser el colombiano Juanes (Mejor Álbum Latino de Rock o Alternativo por ‘Origen’) y el cubano-canadiense Alex Cuba (‘Mendó’, Mejor Álbum Pop Latino). Variedad de registros en esa parcela: el as reguetonero puertorriqueño Bad Bunny se llevó el galardón al álbum de música urbana, y un señor veterano, el panameño Rubén Blades, se impuso en la parcela del disco tropical con su entente con otra figura con trayectoria, Roberto Delgado, en el álbum ‘Salswing!’.

Olivia Rodrigo, nueva artista revelación de los Grammy

Olivia Rodrigo, nueva artista revelación de los Grammy Europa Press

El rock se hizo notar con los tres premios sectoriales que se llevaron Foo Fighters (interpretación, canción y disco por ‘Medicine at midnight’). La banda, que debía actuar en la gala, está de duelo tras el repentino deceso, hace dos semanas, de su batería Taylor Hawkins, a los 50 años, figura que fue evocada por Billie Eilish en la foto de su camiseta cuando salió a interpretar un inflamado ‘Happier than ever’ con su hermano Finneas. En el sector del metal, honores para Dream Theater con su álbum ‘The alien’, y en el alternativo, éxito de St. Vincent y su disco ‘Daddy’s home’. El corresponsable técnico de este álbum, Jack Antonoff (y de las últimas obras de Lana del Rey y Lorde), se hizo con el premio al Productor del Año (no clásico), al que ya había estado nominado en dos ocasiones.

La estela ‘beatle’

Peinando la periferia de los Grammy, en esas categorías que no ocuparon espacio de la gala, sino que fueron escenificadas horas antes en la ceremonia llamada ‘premiere’, nos topamos con el premio al Mejor Disco de ‘Americana’ otorgado a Los Lobos y el de bluegrass para el portento del banjo Béla Fleck, así como un reconocimiento a la reedición de ‘All things must pass’ (1970), de George Harrison (al mejor ‘boxset’).

Tan o más lejos del ‘mainstream’, la beninesa Angélique Kidjo impuso su ‘Mother nature’ como Mejor Música Global, y en las huestes del jazz, Chick Corea, fallecido hace poco más de un año, fue evocado a propósito de ‘Humpty dumpty (Set 2)’, Mejor Interpretación Improvisada en Solitario, y de su implicación en ‘Mirror mirror’ de Eliane Elías, Mejor Álbum de ese género. Y Esperanza Spalding se ganó el título al Mejor Álbum Vocal de Jazz por ‘Songwrights apothecary lab’. Distinciones que, pese a su menor calado comercial y mediático, dispusieron de sus cinco minutos de fama (o algo menos) por obra y gracia de la Academia de la Grabación.

Compartir el artículo

stats