Kiosco

El Periódico de Aragón

AMBIENTADA EN LA LOCALIDAD PIRENAICA

Rosario Raro: "La guerra hace que dejemos de llamarnos civilización"

La escritora castellonense publica su última novela, 'El cielo sobre Canfranc'

Rosario Raro ha publicado su última novela, 'El cielo sobre Canfranc'. ÁNGEL DE CASTRO

Rosario Raro vuelve a Canfranc. La premiada escritora, natural de Segorbe (Castellón), lanzó el pasado 6 de abril su última novela histórica, El cielo sobre Canfranc (Planeta). Su anterior libro ambientado en el pueblo pirenaico, Volver a Canfranc (2015), fue un éxito de ventas, con más de 15 ediciones. Sus obras han sido traducidas en varios idiomas, desde el catalán hasta el japonés, incluida una próxima edición en árabe. La obra, ambientada en 1944, cuenta la historia de Valentina, joven canfranera miembro de la resistencia antifascista, y Franz, un paracaidista del ejército nazi. Pese a lo lejano de su contexto, sorprende la cantidad de similitudes que se desprenden con respecto al momento actual.

¿Cuándo y cómo surge la idea de escribir esta novela?

Cuando llegó el confinamiento en marzo de 2020, sabía que tenía que elegir un lugar donde supiese que se me iba a hacer más rápido, y elegí el Pirineo. Fue un balón de oxígeno, y todas las horas que pasaba al día escribiendo hizo que las semanas y los meses pasaran volando. Me costó cuatro años escribir Volver a Canfranc, y esta solo dos. Aunque prefiero que la próxima vuelva a costarme cuatro años.

Siendo de un pueblo de Castellón, ¿de dónde viene esa relación con Canfranc?

Es una relación de fascinación. La primera imagen que vi de la estación de Canfranc fue en la portada de un libro sobre lugares abandonados. Pensé que ese edificio estaría en París o en Viena, pero cuando me enteré que estaba enclavada en un valle, a ocho kilómetros de Francia... Todo me despertaba mucha curiosidad, y te puedo asegurar que cada vez que vuelvo a bajar del Canfranero, siento los mismos escalofríos. Es un sitio con mucho magnetismo.

La portada del libro es muy simbólica, con la bandera de la Alemania nazi presidiendo la estación. ¿Cómo de importante fue este lugar para la resistencia antifascista?

El otro día, la hija de una espía me contaba que mucha gente trabajó desde Canfranc para los aliados. Además, la línea de la frontera no estaba del todo delimitada para las acciones bélicas. De hecho, en el libro cuento un atentado en un túnel que se produjo en territorio aragonés. La presencia del ejército alemán ahí hizo que surgieran muchas historias con las mujeres de esas localidades, como pasó por ejemplo en Jaca, y quería reflejarlo.

"En parte se titula 'El cielo sobre Canfranc', no solo porque el protagonista sea paracaidista, sino porque el cielo fue anaranjado por esa catástrofe"

decoration

Describe a Valentina, la protagonista, como una joven solidaria por razones humanitarias, no políticas. Al final, entiendo que uno de los objetivos del libro es reflejar esa dicotomía entre humanidad o barbarie.

Exacto. Lo que quería era que los dos protagonistas estuvieran en bandos enfrentados, pero que se hubieran visto envueltos en esas circunstancias como le pasaba a la mayoría de soldados. Iban a la guerra obligados, no por ideología, y quería mostrar un Franz (el otro protagonista) pacifista, que quería que acabase cuanto antes la guerra. Estudia ingeniería porque le gusta arreglar máquinas, no destruirlas, y por eso le molesta tanto la destrucción que hay alrededor. Valentina dice que, de los miles de soldados alemanes que hay en la frontera, su amor lo ha individualizado. Franz se apellida Geist, que en alemán significa espíritu, lo que tiene mucho que ver con la trama.

También habla de instituciones franquistas recién creadas, como el Auxilio Social, inspiradas en el modelo nazi del Winterhilfswerk. En la obra, el delegado es un abusador, un pederasta que se aprovecha de su cargo.

Eso era como poner al lobo a cuidar de las gallinas. La presencia de esa institución allí se justificaba por el reciente incendio del pueblo, y siempre ha habido quien ha aprovechado las circunstancias ajenas para sacar tajada. Aunque cambien las circunstancias, en esencia siempre son las mismas acciones.

La novela, como todo el género histórico, necesita de la presencia de un hecho real del que partir. En su caso, eligió precisamente el incendio de Canfranc. ¿Por qué?

El incendio afectó muchísimo al pueblo viejo, hay gente que todavía le llama el pueblo quemado. El libro empieza el 24 de abril de 1944, día en que se produjo. Afortunadamente, no hubo víctimas mortales, pero ardieron 130 casas durante una hora y media. En parte se titula El cielo sobre Canfranc, no solo porque el protagonista sea paracaidista, sino porque el cielo fue anaranjado por esa catástrofe. Parecía que esa era la tragedia, pero aún vino algo peor o igual. Les expropiaron los solares, por lo que nunca llegó a rehabilitarse. Cuento un escándalo que se ha mantenido oculto mucho tiempo. Se recaudó muchísimo dinero, no solo en España, también en América del Sur o Francia. Se obligó a todos los obreros de las fábricas a donar un día de su sueldo para el pueblo, y el dinero se perdió por el camino. Pero todos sabemos que el dinero nunca se pierde, y he llevado a cabo una labor detectivesca para ver, entre Madrid y Canfranc, donde se quedó.

La escritora Rosario Raro en su visita a Zaragoza. ÁNGEL DE CASTRO

Además de incorporar la historia en el relato, el libro también ofrece anexos para explicarlo de un modo no ficticio.

A mí me gusta mucho extenderme en la nota de autora. Es como poner las cartas boca arriba. Al estar basado en hechos reales, eso me permite contar exactamente cuáles fueron. Mis personajes siempre están basados en personas reales, son de verdad, pero después siempre prefiero aclarar qué es de mi cosecha y qué no.

¿Era otro de tus objetivos desenmascarar ese régimen franquista recién creado, corrupto y amigo de la Alemania nazi, pese a la supuesta neutralidad?

España apoyaba a Alemania, es una evidencia. En Aragón conocemos de sobra las historias sobre el wolframio, fundamental para alargar la guerra, ya que permitió blindar mejor los panzer. Lo que pasa es que Franco se bañaba y guardaba la ropa. Los alemanes se paseaban por Vigo y San Sebastián a sus anchas, pero cuando vio que los aliados se acercaban a la victoria, ofreció listas de personas a las que expulsar. Viraba según las circunstancias.

"En Aragón conocemos de sobra las historias sobre el wolframio, fundamental para alargar la guerra, ya que permitió blindar mejor los panzer"

decoration

Pese a estar ambientado en 1944, el libro ofrece una visión muy actual. ¿Pretende poder concienciar al público de que una vez fuimos nosotros los refugiados?

Siempre es mejor ser el país de acogida que el país de donde parten los refugiados, lo estamos viendo con Ucrania. Todo el éxodo a consecuencia de la guerra civil lo demuestra, todos los exiliados que murieron en las playas del este de Francia. La guerra hace que dejemos de llamarnos civilización.

¿Espera repetir el éxito de la anterior novela?

El primer día, el miércoles 6 de abril, ya se agotó la primera edición. Me hizo muy feliz ver que la gente, efectivamente, tenía ganas de volver a Canfranc. Es una historia completamente distinta, pero hay personajes que repiten, como Valentina Báguena, quien fue personaje secundario y ahora toma el primer plano. Me interesaba mucho poder contar la historia de las mujeres durante el franquismo, mujeres que han vivido más para los demás que para ellas mismas.

¿Veremos un tercer libro ambientado en el pueblo pirenaico?

Esta historia es autoconclusiva. Escribir trilogías es muy complicado. Tengo argumentos para escribir muchas novelas de Canfranc, pero ahora mismo, mínimo hasta después del verano, quiero estar muy centrada en esta última.

Compartir el artículo

stats