Kiosco

El Periódico de Aragón

POR PRIMERA VEZ EN LA CAPITAL ARAGONESA

Ricardo Gómez (Premio Edelvives): "La literatura es una ventana abierta al mundo"

El escritor recibe el galardón de la editorial junto a Inés Garland y Ricardo Gómez en una entretenida gala celebrada en el Espacio Ebro de Zaragoza

Natalia Ranera, Inés Garland y Ricardo Gómez, esta noche, en el Espacio Ebro de Zaragoza. JAIME GALINDO

La editorial Edelvives ha celebrado este jueves su 32ª gala de entrega de sus premios literarios. Lo ha hecho por primera vez en Zaragoza, en unas fechas muy especiales para el grupo, cuya planta de la capital aragonesa cumple 80 años.

Los galardonados de este año han sido Inés Garland, Premio Al Andar de Literatura Juvenil con su obra De la boca de un león; Ricardo Gómez, Premio Ala Delta de Literatura Infantil gracias a su libro Música entre las ramas; y Natalia Ranera, ganadora de la tercera edición del Premio Internacional de Ilustración Edelvives por su trayectoria gráfica. Los tres premiados han estado acompañados de Javier Cendoya, director general del grupo; Violante Krahe, jefa de publicaciones de literatura infantil y juvenil; y de Ignacio Chao, coordinador de dicha sección.

14

Gala de los Premios Edelvives JAIME GALINDO

Cendoya ha hecho especial hincapié en la vuelta a la presencialidad tras dos años complicados por las condiciones sociosanitarias. Asimismo, ha destacado el "lujo" que supone poder celebrar la gala en Zaragoza, debido al "arraigo que tenemos con esta tierra". Krahe, por su parte, ha reflexionado acerca de lo que la pandemia ha supuesto para la población: "Hemos sido protagonistas involuntarios de una novela distópica, con suspense, toques de ciencia ficción y héroes, pero ya tenemos ganas de terminarla". Chao, en cambio, ha visto una tendencia clara derivada de ello, el "alto índice de participación", unido a la peculiaridad que supone que "la quinta parte de los originales procedan del extranjero, sobre todo Latinoamérica".

Unos reconocimientos muy merecidos

Inés Garland, premio de literatura juvenil, ha querido representar los cambios que se producen en nuestras vidas al conocer a personas nuevas, especialmente durante la adolescencia. Su protagonista, Tadeo, cambia por completo al conocer a Vera, en una historia de primeros amores y descubrimientos de uno mismo. "Pienso en las personas que vamos conociendo como las que desatan los nudos que tenemos", ha afirmado. La novela, la cual empezó en 2014, era en principio un relato coral, pero Tadeo "se fue comiendo al resto de personajes", según Garland, quien ha reconocido que ha sido un libro "doloroso de escribir".

Lola Herrera ha sido una de las grandes sorpresas de la gala de esta noche. JAIME GALINDO

El premio Ala Delta de literatura infantil, Ricardo Gómez, ha definido su libro como "onomatopéyico". En él narra la vida de los bakayas, una tribu de la selva africana que se ve afectada cuando los madereros arriban en sus hogares. "La literatura es una ventana abierta al mundo, y cada uno decide por qué ventana vive. Esto está sucediendo, se basa en algo real", ha justificado el escritor, para quien recibir el premio supone una dosis añadida de "responsabilidad".

El caso de Natalia Ranera, galardonada en la sección de las ilustraciones, es quizá el más especial. La diseñadora gráfica ha reconocido que el galardón ha supuesto "un antes y un después" en su vida, ya que la ilustración era "algo muy íntimo" para ella. "La pandemia me afectó mucho, perdí a mi padre y me di cuenta que tenía que salir fuera y dar importancia a lo que a mí me construye día a día", ha asegurado emocionada. Un premio, no obstante, que encontró "de casualidad", y al que se apuntó con una serie de ilustraciones basadas en un relato propio, La niña que se convirtió en tiempo, inspirada precisamente en esa pérdida.

Compartir el artículo

stats