Kiosco

El Periódico de Aragón

UN AUTOR CON UN GRAN ÉXITO COMERCIAL

Manel Loureiro: "La literatura de evasión es clave porque es la puerta de entrada para muchos lectores"

El escritor gallego, que ha logrado situar sus libros en la lista de los más vendidos de Estados Unidos, acaba de publicar 'La ladrona de huesos'

Manel Loureiro ha logrado situar sus libros en la lista de los más vendidos de Estados Unidos. Jaime Galindo.

Manel Loureiro (Pontevedra, 1975) es uno de los pocos autores españoles contemporáneos que ha logrado situar sus libros en la lista de los más vendidos de Estados Unidos. Con su anterior novela, 'La puerta', abrazó el 'thriller' y obtuvo un gran éxito comercial con más de 100.000 lectores. Tanto le gustó la experiencia que ahora ha repetido en el género con 'La ladrona de huesos', un relato ambientado en el Camino de Santiago y que viaja a Madrid, México o la antigua Unión Soviética para construir un «puzzle» lleno de «sorpresas inesperadas». Laura, la protagonista de su octava novela, pierde completamente la memoria tras ser víctima de un atentado. Durante una cena romántica, su pareja desaparece sin dejar rastro y para volver a verlo, tendrá que realizar una complicada misión: robar los huesos del Apóstol Santiago. Y todo en siete días.

¿Qué le ha aportado la novela negra como escritor? 

Lo mejor del 'thriller' es que te permite contar las historias con un ritmo acelerado, lo que obliga al lector a estar al borde de la silla. Si logras enganchar al lector, consigues el objetivo principal de la literatura de evasión: que sea una experiencia totalmente absorbente. Y a mí, como escritor, también me ha enganchado. Me lo he pasado muy bien escribiendo estas últimas novelas.

Es un firme defensor de la literatura de entretenimiento.

Sí, porque creo que leer debe ser divertido y además, este tipo de literatura es la puerta de entrada para miles de lectores que después puede que se animen a leer cosas más complejas. Las novelas de pasárselo bien son fundamentales porque cumplen dos funciones: hacer disfrutar a la gente y crear nuevos lectores. Nadie se pone a ver películas de autor si no se ha aficionado antes al cine con filmes de superhéroes. 

¿A qué achaca el ‘boom’ de la novela negra en España en los últimos años?

Más que de la novela negra, creo que hay un boom de la novela de entretenimiento. Durante años hubo una frontera artificial y algo estúpida en este país entre la literatura con mayúsculas y la literatura de género, que sonaba como despectivo. La novela negra, la histórica o la romántica parecían géneros menores. Afortunadamente eso ha cambiado y ahora, además, estamos en un momento de fusión de géneros.  

Lo demuestra en ‘La ladrona de huesos’, que no es solo un ‘thriller’ al uso.

Sí, porque por ejemplo también tiene cosas de novelas de espías y de género histórico. Yo mismo dudé al principio de si iba a funcionar. Al final, mezclar algo tan costumbrista como el Camino de Santiago con un robo imposible al estilo 'Ocean’s eleven' y la historia de una mujer desmemoriada rollo 'El mito de Bourne' era arriesgado. Pero para mí sorpresa funcionó a la perfección. Como en todo 'thriller', si encajas bien el mecanismo, da igual el color de las piezas. 

¿Se documentó mucho para este libro?

Sí, para mí es clave. Aprendí cosas de cerrajería, medicina, sobre los centros de formación de espías de la antigua Unión Soviética, pedí un permiso para recorrer las zonas que no se pueden visitar de la catedral de Santiago...

Ha vuelto a ambientar esta novela en su Galicia natal. ¿Es un ejemplo de que lo local puede convertirse en universal?

Totalmente. Este tipo de 'thrillers' se pueden ambientar perfectamente en nuestro país porque aquí tenemos historias muy potentes. En 'La ladrona de huesos' se roban los huesos del apóstol, pero se podría robar la Virgen del Pilar y la novela hubiera funcionado exactamente igual de bien. Tenemos que sacarnos un montón de complejos de la cabeza y darnos cuenta de que tenemos capacidad de contar unas historias que trascienden lo local y van a lo universal, algo que estamos logrando en los últimos años. 

Ha alcanzado el éxito como escritor. ¿Hay una fórmula?

Sí. Se necesitan tres ingredientes: un pequeño porcentaje de talento, un buen porcentaje de suerte y un enorme porcentaje de trabajo. Si falla uno de ellos no funcionará y aún así es una moneda al aire y escapa a tu control.

Empezó escribiendo ciencia ficción con ‘Apocalipsis Z’...

Pienso que es muy importante ir evolucionando e ir creciendo como autor. Yo este libro hace cuatro años hubiera sido incapaz de escribirlo. Hay cosas que se aprenden a base de oficio. Por eso creo que mis mejores novelas aún están por escribir. 

¿Por qué empezó en esto de la literatura?

Yo era abogado y escribía literatura jurídica, que es muy árida. Llegó un momento en que necesitaba evadirme y empecé a escribir sobre lo más alejado, que era una novela distópica. Fue una válvula de escape y me lo pasé genial. Luego tuve la suerte de encontrar a un montón de lectores a través de un blog que se convirtió en un fenómeno viral con un millón y medio de lectores, algo que me pareció alucinante. Así comenzó todo y a partir de ahí inicié un camino que me está apasionando. La literatura y yo nos encontramos, fue un flechazo a primera vista y dejé toda mi vida atrás. 

Compartir el artículo

stats