Kiosco

El Periódico de Aragón

LA TRADUCCIÓN DEL PREMIO NACIONAL DE ENSAYO

'Lo infinito en un chunco', un libro que dignifica el aragonés "como lengua literaria"

La editorial Xordica acaba de publicar en aragonés el ensayo superventas de la zaragozana Irene Vallejo. La nueva edición se presenta este martes a las 19.30 en el Paraninfo de la Universidad

El escritor y editor de Xordica, Chusé Raúl Usón, y la autora zaragozana Irene Vallejo, el pasado viernes en la presentación celebrada en Huesca.

Ya se había traducido a numerosos idiomas e incluso se publicaron sus respectivas versiones en catalán, gallego y euskera, pero hasta ahora no se había editado en aragonés. Xordica Editorial acaba de poner fin a este agravio comparativo y 'El infinito en un junco', el ensayo superventas de la escritora zaragozana Irene Vallejo, ya puede disfrutarse en aragonés. Esta nueva edición se presentará este martes a las 19.30 horas en el Paraninfo de la Universidad de Zaragoza en un acto en el que participarán la propia Vallejo, el escritor José Luis Melero y el traductor de la obra y editor de Xordica, Chusé Raúl Usón.

No sería sencillo encontrar actualmente a alguien en Aragón (por muy poco amante de los libros que sea) que no haya oído hablar de 'El infinito en un junco'. Publicado en septiembre de 2019, el libro de Vallejo se ha convertido en un auténtico fenómeno editorial y en 2020 fue galardonado además con el Premio Nacional de Ensayo. «Lo he dicho muchas veces pero cuando lo escribí pensaba realmente que no tenía ninguna posibilidad», recuerda a este diario Vallejo. Se equivocó. Su obra, que explora el misterioso surgir de la escritura y analiza la historia de los libros, ya ha sido traducida a más de 20 idiomas y está en proceso de alcanzar los 35 (estas última semanas se han publicado la traducción polaca, griega, alemana y china y en unos días se lanzará la brasileña).

Con estos mimbres, parecía casi un sinsentido que 'El infinito en un junco' no se hubiera traducido todavía al aragonés. Y más cuando la propia Vallejo utiliza varios aragonesismos en su obra original. «Mi madre es de Huesca y en mi día a día utilizo muchas palabras que he incluido de forma natural en el libro. Ahí están por ejemplo rasmia, escoscada o tajador, una palabra que tuve que aclarar y explicar a muchos traductores», señala Vallejo, que solo en España y Latinoamérica ha vendido más de 400.000 ejemplares de su libro.

El origen del proyecto

Si la nueva edición ha sido posible ha sido gracias al editor y escritor en lengua aragonesa Chusé Raúl Usón y su sello Xordica. «Todo surgió en la Feria del Libro de Jaca del año pasado. Irene y Alfonso Castán, de la editorial Contraseña, me lo plantearon y a los cinco minutos ya acepté porque pensé que esta traducción podía ser una manera bonita de dignificar el aragonés como lengua literaria», subraya Usón.

En este sentido, Vallejo destaca que la traducción demuestra que el aragonés puede ser «lengua vehicular de cultura». «'El infinito en un junco' habla de literatura, de historia y de filosofía y con esta edición evidenciamos que con esta lengua se pueden transmitir perfectamente todos esos conocimientos», indica Vallejo, que está encantada con el resultado de la traducción.

Sin duda, 'Lo infinito en un chunco' es un proyecto que ilusiona muy especialmente a la zaragozana y que entronca íntimamente con su profesión de filóloga y su amor por las lenguas. «Llevo muchos años defendiendo el latín y el griego, que mucha gente considera inútiles... Debemos saber que una lengua no es mejor ni peor en función del número de hablantes, cada una de ellas tiene su propia riqueza en un sentido muy amplio», subraya Vallejo, que lamenta que en su día muchos hablantes de aragonés fueron «objeto de burla» simplemente por el hecho de comunicarse en su lengua.

Patrimonio lingüístico 

Por todo ello, la zaragozana apuesta por defender «nuestro patrimonio lingüístico con el mismo tesón con el que conservamos nuestro arte y nuestros edificios».

Y eso es, ni más ni menos, 'Lo infinito en un chunco', «un homenaje a los salvadores de palabras» y una defensa del aragonés como herramienta narrativa y literaria. El proyecto ha contado con uno de los mayores especialistas de la lengua en la comunidad: Chesús Raúl Usón, que lleva casi 40 años investigando el aragonés.

A pesar de ello, la traducción de 'El infinito en un junco' ha sido «todo un reto» para el editor de Xordica. «El aragonés aún está muy lejos de tener una gramática y un léxico normativo y por momentos ha sido complicado abordar la traducción, pese a que Irene escribe muy bien y de una forma nada enrevesada», explica Usón, que reconoce que ha sido difícil hasta traducir los muchos títulos de libros y películas que aparecen en la obra.

Firme defensor de las lenguas minoritarias, Usón subraya que este tipo de proyectos pueden servir para seguir difundiendo el aragonés y «demostrar que se puede hablar de filosofía e historia» con esta lengua. «'El infinito en un junco' ha sido un fenómeno literario, por eso Irene está siendo muy generosa», indica Usón, que por supuesto recuerda que la búsqueda de la rentabilidad no es precisamente el objetivo de la iniciativa. 'Lo infinito en un chunco' se presentó el pasado viernes en Huesca y este martes le toca el turno a Zaragoza. 

Compartir el artículo

stats