Kiosco

El Periódico de Aragón

150 ANIVERSARIO DEL MAGO DEL CINE ARAGONÉS

La vida del turolense Segundo de Chomón da el salto a la viñeta

Los aragoneses Queco Ágreda y Roberto Morote publican un cómic sobre el pionero de los efectos especiales. La obra, editada por el Instituto de Estudios Turolenses y GP Ediciones, ayudará a difundir entre los más jóvenes una figura clave de la historia del cine y aún muy desconocida

La portada y una de las páginas del tebeo.

La figura de Segundo de Chomón como pionero de lo efectos especiales y cineasta de los orígenes no ha dejado de reivindicarse este último año en Aragón con motivo del 150 aniversario de su nacimiento. Las actividades y proyectos que ha impulsado el Instituto de Estudios Turolenses (IET) de la Diputación de Teruel han ayudado a difundir la obra y los logros de una figura muy poco reconocida hasta la fecha, tanto en España como en Aragón. Dos iniciativas han destacado por encima de todas: la biografía Chomón a media luz, de Iván Núñez, y el cómic Chomón, el mago de la luz, con guion de Queco Ágreda y dibujos de Roberto Morote.

Editado hace solo unas semanas por el IET y GP Ediciones, el cómic fue uno de los títulos más vendidos en la reciente Feria del Libro de Teruel. Su publicación, sin duda, ayudará a difundir el legado de un hombre discreto y anónimo. Chomón rehuyó cualquier tipo de autoría, aunque jugó un papel clave en los inicios del séptimo arte y realizó importantes avances en el campo de la animación, los efectos especiales y el coloreado. «Aún hoy, su figura no es muy conocida en Aragón. Esta obra la difundirá entre todo tipo de públicos, sobre todo entre los más jóvenes, así que estamos orgullosos de haber colaborado en este proyecto», subraya Queco Ágreda.

El guionista zaragozano tuvo muy presente en todo momento esa finalidad divulgativa, algo que determinó la forma de enfrentarse a la historia. «Me costó mucho encontrar el enfoque y el mejor hilo conductor, hasta que decidí que lo mejor sería apostar por la relación con su familia y a partir de ahí ir contando su evolución laboral», explica Ágreda. Esta decisión le provocó un contratiempo sobrevenido. Cuando ya tenía bastante avanzado el guion, Núñez publicó a finales de 2021 su nueva biografía, que aporta nuevos datos sobre los 30 primeros años de Chomón y desbarata lo que se sabía hasta entonces (por ejemplo, solo vivió en Teruel hasta los dos años). «Casi tuve que empezar otra vez desde cero, creo que sobrevivieron dos o tres viñetas», señala Ágreda, que reconoce que la nueva biografía de Núñez explica muchos asuntos que «chirriaban» hasta entonces.

El ilustrador andorrano Roberto Morote (segundo por la derecha) y el zaragozano Queco Ágreda (segundo por la izquierda) esta semana en Teruel, donde presentaron 'Chomón, el mago de la luz'.

En este sentido, el zaragozano ha intentado ser muy fiel a los datos biográficos, algo que le viene quizá por deformación profesional (es historiador). «Cuando haces un relato basado en un personaje histórico hay que conocer todo muy bien. No me parece correcto inventar desde la ignorancia. Puedes tomarte licencias creativas, pero siempre desde el conocimiento», subraya.

Por todo ello, Chomón, el mago de la luz ha sido un proyecto «muy diferente» a La noche perdida de Luis Buñuel, el cómic que publicó en 2018 con ilustraciones de Javier Ortiz. «Como Buñuel es un personaje mucho más conocido, pude empezar a crear desde un fragmento concreto de su vida y ficcionar mucho más», indica Ágreda, que reconoce que la limitación de espacio (el cómic de Chomón tiene 66 páginas) también influyó a la hora de contar la historia.

Chomón, el mago de la luz cuenta con los dibujos del ilustrador andorrano Roberto Morote, que el pasado verano firmó el guion y las viñetas de la adaptación al cómic de Camí de Sirga, la novela de Jesús Moncada. «Como el de Chomón está dirigido a público de cualquier edad, aposté por un dibujo con una línea más clara, menos abigarrado por así decirlo y con menos fondos y detalles», explica Morote.

Dos páginas de 'Chomón, el mago de la luz'.

El andorrano reconoce haber disfrutado más con este proyecto al poder centrarse únicamente en los dibujos: «Con la adaptación de Camí de Sirga tuve más presión. Aquí me he volcado en lo mío y no he tenido he tenido que hacer todo ese trabajo de adaptación y guion». El ilustrador ya está pergeñando nuevos proyectos. Entre otros, un posible cómic sobre el escultor turolense Pablo Serrano en el que, además, también colaboraría con Queco Ágreda. «Estaría genial realizar una serie de personajes turolenses y aragoneses poco conocidos y difundir sus vidas a través de los cómics. Comenzar con Pablo Serrano sería bonito, así que ojalá cuaje todo», comenta Morote, que tiene claro que quiere seguir vinculado al mundo de las viñetas.

Compartir el artículo

stats