TRAS LA DECISIÓN DEL ÚLTIMO PLENO

El Ayuntamiento de Zaragoza le pone la zancadilla al Eifolk

Los organizadores denuncian que el consistorio vuelve a concederle la ayuda de 50.000 euros pero le quiere cobrar el alquiler de los espacios

El Eifolk es una de las citas más internacionales con las que cuenta Zaragoza.

El Eifolk es una de las citas más internacionales con las que cuenta Zaragoza. / EIFOLK

Daniel Monserrat

Daniel Monserrat

A pesar de que el último pleno del Ayuntamiento de Zaragoza conminó a Zaragoza Cultural a que restituyera la ayuda de 50.000 euros para el Eifolk, el área comandada por la vicealcaldesa Sara Fernández no parece dispuesta a dar muchas facilidades, según denuncian desde los organizadores del festival. Y es que según se le ha comunicado hoy mismo al organizador del festival, Ángel Martínez, el ayuntamiento le restituye la ayuda de 50.000 euros «pero a cambio ahora tenemos que pagar el alquiler de sala Mozart y los espacios de las actividades que hagamos en la calle», asegura el propio Martínez. ¿Qué supone esto? «Que en lugar de los 30.000 euros a los que no habían bajado la ayuda, teniendo que hacer frente a esos gastos nos quedamos con 14.000 euros. Estamos peor todavía».

La moción aprobada en el último pleno conminaba a recuperar la ayuda «con todos los apoyos técnicos y humanos que han tenido hasta ahora los anteriores certámenes», por lo que desde la organización se pone en duda que se esté cumpliendo el mandato.

"Es una actuación de mala fe"

«Es una actuación de mala fe», denuncia con contundencia Ángel Martínez que no entiende «que les está pasando con este festival, igual están pensando en hacer otra cosa. Cuando nos contraprogramaron el año pasado yo ya me empecé a oler que algo pasaba. Lo veía venir... pero lo que no me esperaba ahora es que después de la decisión del pleno, nos salieran ahora con esta decisión política», asegura.

Los plazos, desde luego, apremian, y desde el Eifolk tienen muy claro «que así no podemos sacarlo adelante». Este año, tenían previsto participar en el festival grupos de Perú, Indonesia, Italia, Sri Lanka, Eslovaquia y de tres comunidades autónomas diferentes además del grupo aragonés invitado. «Estoy muy triste. Valoran más fuera este festival que en tu propia casa. Si no lo quieren hacer, que lo digan, pero que no tomen estas decisiones».

Los plazos están ya muy justos y aunque desde el Eifolk están intentando implicar a más instituciones como Turismo Aragón y la Diputación Provincial de Zaragoza (el Ministerio de Cultura ya aporta una ayuda) de momento las cuentas siguen sin salir: «Los actos de la sala Mozart nos ayudaban a pagar todo ya que con la ayuda del ayuntamiento tampoco llegábamos a todo. Estamos desolados, también por las formas empleadas». 

Suscríbete para seguir leyendo