Kiosco

El Periódico de Aragón

ANÁLISIS DISCOGRÁFICO

Los discos de Javier Losilla: Arde la calle al sol poniente, bailo tangos en la luna

Perrate, Las Novias, Master Musicians Of Jajouka, Adrián Quesada, Neil Young, Ella Fitzgerald

'Ella at the Hollywood Bowl: The Irving Berlin Songbook', de Ella Fitzgerald.

Ha perdido artísticamente el nombre (Tomás de), pero no el apellido, ni el linaje, claro, que le coloca en el centro mismo de la galaxia flamenca, ni el impulso de la búsqueda. Hablo de Perrate, cantaor de voz intensa y cerebro inquieto. 'Tres golpes' (El Volcán Música / Lovemonk) es su tercer y reciente disco, un vibrante artefacto sonoro creado bajo la dirección de Pedro G. Romero y producido por Raül Refree, a quien siempre encontramos ahí donde habita el flamenco más perturbador. Un epítome de esa trilogía del latido que se ha marcado Perrate bien podría ser este: conecta lo ancestral con lo nuevo; la tradición, con la experimentación; lo ya fraguado, con otras formas artísticas que estuvieron en la creación del universo de lo jondo; o sea, el flamenco, con la negritud afroamericana, con lo sefardí y la folía renacentista. Y más allá de eso, el canon, perdido ahora su rigor, que no su fuerza, con arreglos que nacen en el siglo XXI. Una revulsiva 'Boa Doña, chacona de negros y gitanos' abre el álbum. Lo cierran unas bulerías que resumen un mundo. Y en medio, un universo en expansión.

El grupo Las Novias lleva en danza de rock crepuscular desde 1987 y ha registrado cinco discos. El último de ellos acaba de salir al mercado con el título de 'Detente Bala' (A la Inversa Records Reloaded & Rock & Blues Café). La pieza que da nombre al álbum transmite los ecos salmódicos de Nick Cave, y 'Sirio', otra de las canciones fuertes, viene a ser como la habitación sonora en la que confluyen todas las referencias de Las Novias. Los textos muestran rabia, poesía y compromiso, y las músicas, fuerza emocional. Y Toño maneja con más destreza que nunca sus recursos vocales. Novias sin tregua.

Al sur del Riff, en Marruecos, nació en los años 50 del siglo XX la formación de música sufí Master Musicians Of Jajouka. Su reconocimiento internacional surgió a raíz del disco que en 1971 le grabó Brian Jones, pero su vitalidad artística se ha defendido por sí misma. MMOJ ha sido reclamado por Ornett Coleman, Bill Laswell, The Rolling Stones y muchos otros músicos. Ahora, la facción de Master Musicians Of Jajouka que dirige Bachir Attar, publica 'Dancing Under the Moon' (Glitterbeat), disco doble registrado en una madrasa con techo de hojalata, pero con la maestría de l ingeniero italiano Jacopo Andreini y la tecnología más puntera. El álbum es un compendio excepcional de los modos y maneras del soberbio repertorio de los Jajouka. «4.000 years old rock ‘n’ roll band», dijo de ellos William S. Burroughs, figura prominente de la llamada Beat Generation.

Ilé, Gaby Moreno, Ángela García, Mireya Ramos, Marc Ribot, Girl Ultra... Todo un brillante plantel panamericano colabora en 'Boleros psicodélicos' (ATO records / Pias), del norteamericano con raíces mexicanas Adrián Quesada, fundador de la banda Black Pumas. Hay recreaciones de piezas de La Lupe y de Jeanette, entre otras escrituras brillantes, interpretaciones espléndidas y reformulaciones musicales de Adrián, con finos detalles funk, hip hop y, por supuesto, mucha atmósfera sesentera. Psicodélicos son.

El cajón de las grabaciones de Neil Young ('Archives', le llama) no tiene fondo. Ahí van tres muestras recientes de capturas en vivo, editadas por el sello Reprise: 'Royce Hall 1971', 'Dorothy Chandler Pavillion 1971' y 'Citizen Kane Jr. Blues. The Botton Line New York City 1974'. Los dos primeros, aunque grabados en fechas y lugares distintos, ofrecen el mismo repertorio, salvo una pieza: atractivas interpretaciones (excelentes en ocasiones) con piano o guitarra de canciones como 'Old Man', 'Heart Of Gold', 'A Man Needs A Maid', 'Down By The River'... El tercero, solo con guitarra y la omnipresente armónica, transita por composiciones como 'Greensleeves', 'Revolution Blues', 'Motion Pictures', 'On the Beach'... Más músicas, vídeos y memorabia en la web  'www.NeilYoungArchives.com'.

La gran Ella Fitzgeral grabó en 1956 el doble álbum 'Ella Fitzgerald Sings the Cole Porter Songbook' y en 1958 el también duplo 'Ella Fitzgerald Sings the Irving Berlin Songbook'. Piezas de este último dieron forma a un concierto que Ella dio pocos meses después en el Hollywood Bowl, con gran orquesta y arreglos y dirección de Paul Weston, quien había hecho lo propio en el estudio. El registro de esa actuación, que dormía olvidado en la colección privada del fundador del sello Verve, ve ahora la luz con el título de 'Ella At The Hollywood Bowl. The Irving Berling Songbook'. El sonido no es espectacular, pero las interpretaciones de Ella Fitzgerald son sublimes: de 'Cheek To Cheek' a 'Suppertime', pasando por 'Puttin’ On the Ritz'. 

Compartir el artículo

stats