Kiosco

El Periódico de Aragón

Iniciativa artística desde Torralba de Ribota

Pueblos en arte, una lucha cultural contra la despoblación

La asociación lleva desde 2014 intentando revitalizar la comarca de Calatayud con varios proyectos

Imagen de la representación circense del último Saltamontes Festival. Pueblos en arte

Pueblos en arte es una iniciativa cultural que nació hace ocho años en Torralba de Ribota (Calatayud). Lucía Camón fue quien ideó el proyecto hace una década: "Vivíamos en Madrid, pero yo soy de Caspe y mi bisabuela tenía aquí una casa. Nunca había estado, y cuando la vi, me pareció interesante recuperarla. Primero vinimos a pasar los fines de semana y después nos quedamos definitivamente, Acababa de ser madre y me parecía el momento perfecto". Camón y su familia conectaron enseguida con el pueblo, y sintieron la "necesidad" de compartir lo que "mejor sabíamos hacer, el arte". "Queríamos reactivar el territorio desde el arte contemporáneo, involucrando a la gente del pueblo", explica. Gracias a su experiencia, personas cercanas siguieron sus pasos. "Vino una amiga que se dedica al teatro; mi cuñado, que es pintor; u otro amigo que se dedicaba a la escultura. Desde entonces, hemos repoblado unas diez casas con 20 habitantes nuevos", recuerda la artista.

Una vez sentadas las bases, en 2014 se fundó la asociación Pueblos en arte, y desde entonces no han dejado de luchar contra la despoblación a través de la cultura. "No sé si es la mejor forma, pero es una más", dice Camón, a lo que añade: "Nos ha funcionado, porque la cultura es solo la base. A partir de ahí trabajas la comunidad, la identidad o la relación con el territorio. La cultura es un campo de pruebas en el que no hacen falta grandes inversiones, sino poner en valor lo que ya existe". En este sentido, la artista reivindica el valor de lo rural frente a las "narrativas capitalistas" que han convencido, incluso a los propios habitantes de los pueblos, que lo urbano "es superior", cuando, según Camón, "no es así".

Diferentes proyectos

Desde la asociación se preparan varios proyectos a lo largo del año para que Torralba de Ribota y otros pueblos de la comarca de Calatayud tengan vida más allá del mes de agosto. Entre ellos destaca el Saltamontes Festival, que este año se ha celebrado los días 15 y 16 de julio. En él se puede disfrutar de música en directo, un mercado con productos locales o una exposición que recoge los trabajos que los torralbinos y torralbinas han realizado durante el último año. La reivindicación de la mujer rural también tiene su espacio a través de Cosechando Identidades, un proyecto que reflexiona sobre perspectiva de género a través de iniciativas artísticas y talleres junto a los propios habitantes.

Cosechando Identidades reivindica el papel de la mujer rural. Pueblos en arte

El audiovisual también es un campo a tener en cuenta en Pueblos en arte. Por un lado, gracias a la iniciativa de cine itinerante La Butaca Rural, pueblos pequeños como la propia Torralba de Ribota disfrutan de películas que, en condiciones normales, son de difícil acceso. Por otra parte, en 2018 se estrenó el documental 'Soñando un lugar', de Alfonso Kint, otro de los repobladores de la localidad. Este filme es un recorrido a través de los primeros años del proyecto, ofreciendo una visión diferente de la vida rural y sus enormes posibilidades. En el mismo, que tuvo incluso cierto recorrido en los festivales internacionales, el director charla con los habitantes de Torralba de Ribota, haciéndoles partícipes absolutos del documental.

Otro de los proyectos que Pueblos en arte tiene en marcha es la Ruta 234. Un juego de palabras entre la Ruta 66 norteamericana (retirada de la red de carreteras de EEUU por irrelevante) y la N–234, carretera nacional poco transitada que une varias poblaciones en riesgo de desaparición entre Burgos y Sagunto. Varios artistas la recorren y generan contenido que posteriormente se plasma en formatos como la revista. Y es que la relación con los artistas de fuera es otra de las señas de identidad de la asociación. De hecho, ponen a su disposición una residencia artística para preparar sus nuevas creaciones, de todo tipo, que pueden mostrar posteriormente en el pueblo.

La Butaca Rural es un proyecto de cine itinerante para pueblos pequeños. Pueblos en arte

Asimismo, la plataforma ofrece la posibilidad de abonarse con diferentes cuotas para apoyar su trabajo, desde 'Mecenas' (20 euros mensuales) a 'Amigo' (5 euros). También ofrecen la posibilidad de realizar voluntariados para actividades concretas e incluso un programa de prácticas junto a la Universidad de Zaragoza. "Es interesante para los estudiantes realizar sus prácticas fuera de los núcleos urbanos", afirma Camón. Sea como fuere, Pueblos en arte está más vivo que nunca y no cesa en su empeño de seguir revitalizando la zona: "Ofrecemos intermediación para que la gente pueda alquilar y comprar viviendas aquí. Es la única forma de que resucitar casas que están llenas de fantasmas".

Compartir el artículo

stats