La Expotaku vuelve a abrir sus puertas en Zaragoza para los fanáticos de la cultura japonesa

Este evento ofrece a sus asistentes la oportunidad de participar en actividades relacionadas con el anime y manga y comprar nuevo 'merchandising'

Un torii da la bienvenida al Auditorio de Zaragoza. Se mantendrá durante todo el fin de semana, dando paso a todo el que quiera entrar en la sala multiusos. Allí, numerosas figuras, peluches, videojuegos, camisetas y objetos de todo tipo esperan impacientes. A las 13:00 horas de este viernes, la Expotaku ha iniciado oficialmente su undécima edición en Zaragoza.

Se trata de un evento que se celebra en varias ciudades de España y que gira alrededorr del manga, el anime y todo lo que compone la cultura pop japonesa. Miles de zaragozanos marcan esta fecha en su calendario, ya que supone una oportunidad de hacerse con nuevo merchandising y participar en diferentes actividades con otros miembros de la comunidad.

Los estands comerciales se encuentran pegados al escenario, sus camisetas, figuras y collares se encuentran entre los objetos más codiciados. "A la gente le suelen gustar los peluches y cositas que puedan llevar puesto", cuenta Sara. Trabaja para la empresa Freaks, que ya lleva 5 años acudiendo a esta convención. La propia Sara ha ido en varias ocasiones, tanto por trabajo como por su cuenta, y puede avalar el efecto positivo tienen estos días en las ventas de la empresa. Especialmente cuando un anime está de moda. Destaca entre ellos 'Boku no Hero Academia' (My Hero Academia) y 'Kimetsu no Yaiba' (Guardianes de la Noche).

Muchos de estos estands incluyen tómbolas o sobres y bolsas sorpresas en los que la gente puede probar su suerte. Se han convertido en todo un clásico de estas convenciones y son muy populares. María, en concreto, admite estar "obsesa" con ellos. Sus amigos, Nacho y Manu, aseguran que tratan de ser más cautelosos para no gastar demasiado dinero. "Tiramos en una tómbola por hacer la gracia y ya", comentan. No tienen una meta en concreto, sino que van "a ver qué hay".

Alejandro tampoco tiene un interés particular por algo en concreto, pero asegura que está ojo avizor en las láminas y figuras. La Expotaku es también una oportunidad de conseguir una ganga: "Es por eso que me gusta venir". Él es todo un veterano en esta convención , lleva viniendo desde hace ocho años. Su visita anual es ya una tradición.

Una actitud muy parecida a la que llevan Kuro, Javier y Víctor, que también llevan acudiendo varios años. "De momento queremos mirar y pasar el día", cuentan. Los tres han acudido con su propio cosplay (disfraz muy completo de un personaje). Víctor y Kuro van vestidos como Adam y Lute, de 'Hazbin Hotel', mientras que Javier se ha decantado por Nanami, de 'Jujutsu Kaisen'. Aunque afirman haber participado en concursos de cosplay en otras ocasiones, aún no tienen claro si repetirán este año.

El cosplay es precisamente otra gran característica de este tipo de eventos. A lo largo de la mañana se ha podido ver a personajes de animes como 'Chainsaw Man', 'Jujutsu Kaisen' o 'Frieren'. También son muy comunes los cosplay de videojuegos o de series y sagas que, pese a no ser anime, son muy queridas en la comunidad. Estos disfraces con todo lujo de detalles pueden comprarse en tiendas o a través de Internet, pero muchos prefieren crearlos artesanalmente.

Para su cosplay de un personaje de 'Red Dead Redemtion', Samuel ha optado por comprar algunas partes y hacer por su cuenta otras. Ha acudido con su amigo Raúl, al que conoció en otra Expotaku hace años, a "pasar el día".

La que sí tiene un objetivo en mente es Lara, que ha ido con su familia. La pequeña es una gran fanática de 'One Piece' y quería conseguir más merchandising de su personaje favorito. "Viene muy ilusionada", cuenta su madre Cynthia, que mira con cariño como su hija apenas puede contener su emoción y va por los pasillos dando pequeños saltitos.

Susana, Judith y David también han aprovechado para convertir este día en una escapada familiar. "Estamos mirando un poco de todo", comenta Susana. Con su cosplay de Rengoku, de 'Kimetsu no Yaiba', David deja claro que él es el que más ganas tenía de venir. Aunque las puertas no habían abierto hacía mucho, ya había visitado varios estands y se había apuntado para uno de los talleres de la tarde.

Una oportunidad de darse a conocer

Justo al lado de los estands comerciales se encuentran los de los artistas. Se trata de autónomos o pequeñas empresas que ofrecen merchandising hecho a mano, mucho menos común y con un valor especial. Entre ellos se encuentra Mireia, más conocida en Instagram y Tik Tok como Miitrec. Esta joven ilustradora acude con frecuencia a este tipo de eventos, no obstante, es su primera vez en Zaragoza. "Lo hago en plan hobby, yo ya tengo mi propio trabajo", cuenta. Sus productos más populares son sus láminas, especialmente una de un personaje de 'Haikyuu' que "siempre vuela".

Por su parte, Alberto, más conocido como Aldante, no tiene interés en vender. En su estand, Forja Ferrero, expone con orgullo las armas de estilo japonés forjadas por él mismo y sus compañeros. Busca extender su conocimiento en este ámbito y promocionar la nueva forja que abrirá en Zaragoza en unos meses. El forjador ya estuvo en la Expotaku el año pasado y asegura que la atención que recibió "fue una locura". Confía en poder repetir su éxito en esta edición.

Otra sección de la sala que atrae todas las miradas es la zona de videojuegos. Allí hay numerosas consolas completamente gratuitas para que los asistentes puedan jugar con sus amigos. Además, se pueden apuntar a los diferentes torneos que se van a celebrar y competir por el premio junto a otros gamers. "Ahora mismo hay 32 personas apuntadas para los torneos de hoy", cuenta Iván, un miembro de la organización del evento, momentos antes de que comience la primera competición. En base al resto de ediciones, sospecha que el torneo que recibirá más participantes será el de Street Fighter.

Estas competiciones, talleres y diferentes actividades se extenderán durante todo el fin de semana, hasta la clausura de la Expotaku el domingo a las 20:00 horas. Aún quedan entradas tanto para el sábado como para el domingo por valor de ocho euros, en caso de que ir los dos días el precio sería de catorce euros.