Anime y manga en Zaragoza: cuando el "frikismo" deja de ser la excepción

Las producciones japonesas cada vez son una apuesta más segura en tiendas especializadas

Hace más de 40 años, cuando en la televisión todavía no existían más de dos canales, miles de niños por toda España disfrutaban viendo las aventuras de una niña que vivía en los Alpes con su abuelo. A ella le siguió un niño que viajaba alrededor del mundo en busca de su madre y, un tiempo después, otro chico que pilotaba un robot cuyos puños hacían de misiles. Lo que en esa época se mezclaba con el resto de series animadas poco a poco se ha ido diversificando, encontrando un público fiel, y se ha convertido en un fenómeno social con nombre propio: 'anime'.

Por definición, el anime es una serie animada creada y producida en Japón. Puede ser infantil o para adultos y adscribirse a diferentes géneros (acción, romance, thriller, deportes, fantasía, terror...). La amplia mayoría son adaptaciones de 'mangas' cuyos capítulos se difunden al estilo boletín en las revistas japonesas cada semana.

Tanto el manga como el anime han calado en la sociedad occidental, creando un nicho de mercado que cada vez se amplía más. Aragón, así como el resto de España, no es una excepción. Un hecho que se ve reflejado en eventos como la Expotaku, que ya cumple su undécima edición en la capital aragonesa.

"Antes el fan del anime era el marginado de clase, ahora es algo muy normal. El 'frikismo' está más interiorizado", cuenta Sandra Rivas, presidenta de la Asociación Tatakae. Se trata de una entidad sin ánimo de lucro fundada en 1999 en Zaragoza que aporta un espacio para que los fans del anime, manga, videojuegos, juegos de mesa y cultura asiática se reúnan y compartan su afición.

Rivas se unió en 2014, motivada por los juegos de mesa que ofrecían y de los que ella era fanática, y el resto de miembros la introdujeron poco a poco en el anime y manga. Por aquel entonces se emitía 'Shingeki no Kyojin' ('Ataque a los titanes'), una de las series más populares de los últimos 15 años, que atrajo a numerosas personas a este formato.

Asegura que se la recomendaría a cualquiera que quiera introducirse en este mundo: "Es una serie que suele gustar aunque no tengas referencia de ningún anime". La popularidad de este anime no remitió hasta su final el año pasado. También destaca 'Kimetsu no Yaiba' ('Guardianes de la noche') como un buen punto de inicio, y 'Another' para los fans del terror. En el ámbito del manga, por su parte, destaca los 'Diarios de la Boticaria'.

"Los de acción siempre son los más populares -explica-. Ahora, por ejemplo, diría que el más popular es 'Kimetsu no Yaiba', y los grandes ('Dragon Ball', 'One Piece', 'Naruto' y 'Bleach') siempre están ahí".

Debido a las características del mercado de animación japonés, en cada estación del año surgen series nuevas que luchan por hacerse un hueco en las mentes de los espectadores. Las que reciben mayor visibilidad suelen ser las 'shonen', un término que, pese a referirse en origen a contenido dirigido a chicos jóvenes, ha permanecido en la memoria colectiva como anime de acción. También son conocidos los animes 'shojo', dirigido a chicas jóvenes y que se tiende a relacionar con el romance, y los 'seinen', animes con una demografía más adulta y que se suelen percibir como thrillers.

Algunos animes con rasgos más específicos reciben también su propia terminología dentro de la comunidad. Es el caso de los 'spokon', series con tramas que giran alrededor de un deporte, o los 'isekai', donde una persona del mundo real queda atrapada en un mundo fantástico.

A Rivas le cuesta escoger un anime que haya sobresalido por encima del resto con diferencia este año: "ha habido sobre todo segundas y terceras temporadas, así que es más complicado". "Últimamente leo más manga", confiesa.

El mundo del manga

En Zaragoza, los fans del manga tienen dónde elegir. No solo por el número de tiendas especializadas distribuidas por la ciudad, sino también por el amplio catálogo que ofrecen. Una tienda de referencia en el sector es MilCómics, que dio sus primeros pasos con la venta online en 2009 y abrió su primer local físico en la capital aragonesa en 2011.

Su propietario, Gonzalo González, nota que hubo un 'boom' de este formato después de la pandemia. Afirma que Zaragoza "es una ciudad en la que tradicionalmente se ha leído cómic americano" y que sus mangas eran tan solo el 15% de total de sus ventas, ahora son un 40%.

Sus tomos más vendidos son, en su mayoría, ediciones especiales de mangas de sobra conocidos como los formatos 3x1 de 'One Piece' y 'Naruto', la edición integral de 'Shingeki no Kyojin' o la edición coleccionista de 'Mazinger Z'. "Se podría decir que estamos en la época de las revisiones de grandes éxitos", comenta. También destaca entre sus ventas a 'Jujutsu Kaisen' y 'Haikyuu', cuya película está ahora mismo en cines zaragozanos. "Cuando se estrenan en anime siempre suben en ventas", cuenta.

Asimismo, destaca cuatro mangas de fantasía que están alcanzando buenos números de venta: 'Witch Hat Atelier', 'Diarios de la Boticaria', 'Frieren', y 'Tragones y Mazmorras'. Aunque resalta que este último está logrando mejores resultados en las plataformas de streaming.

Nota la creciente popularidad del anime en sus ventas de 'merchandising'. Cuenta que los coleccionistas se interesan sobre todo en 'Dragon Ball' y 'Saint Seiya' ('Caballeros del Zodiaco') y el público más generalizado se interesa también por "los hits de último momento", con 'Shingeki no Kyojin' y 'Chainsaw Man' entre los tops ventas en su mayor pico.

Pese a la más que normalizada piratería dentro del sector, siente que no afecta demasiado a su negocio: "hay mucha gente que comienza leyendo un manga pirata y luego lo quiere en físico".

El manga está cogiendo cada vez más fuerza en el mercado internacional. Cada vez es más común que las tiendas de cómic de barrio incluyan manga en su catálogo, incluso aquellas que se han especializado durante años en cómic americano y europeo. Y no es de extrañar. Basta con mirar los datos de ventas internacionales. Recientemente, el manga 'One Piece' superó a 'Batman' como el segundo cómic más vendido de la historia, teniendo muchas menos décadas de trayectoria, y parece cuestión de tiempo que acabe superando también a 'Superman'.

Todo un fenómeno social

A medida que el estigma asociado a estas aficiones desaparecía, la sociedad se ha ido abriendo a esta comunidad. Rivas destaca especialmente la facilidad para encontrar películas de anime en cines zaragozanos y que estas pasen bastante tiempo en cartelera: "Antes tenías que buscártelas tú y piratearlas por el ordenador". En un ámbito más nacional, también destaca la participación de 'Atarashi Gako', un grupo japonés apreciado en la comunidad, en el Primavera Sound.

Una actividad que puede parecer tan individual como leer manga o ver anime ha generado un sentimiento de grupo, con espacios propios para la interacción y conocer gente nueva.

El ejemplo más claro son las convenciones. En Zaragoza, las más antiguas y reconocidas son la Expotaku, que ha arrancado su undécima edición este viernes 21 de junio, y el Salón del Cómic. El año pasado se celebró el primer Salón del Manga. Se trata de eventos muy diversificados en los que se intenta dar cabida a todos los elementos que componen este sentimiento de comunidad. El manga y el anime suponen un importante hilo conductor, con un importante número de actividades dedicadas a ellos, pero otras aficiones como el kpop (pop coreano) y los videojuegos también reciben su reconocimiento.

Muchas de las actividades son ya un icono de estas convenciones, con personas que se preparan durante todo el año para participar en ellas. Es el caso de los concursos y pasarelas de 'cosplay', disfraces que se suelen hacer artesanalmente y que cuentan con múltiples detalles para ser lo más exacto posible al diseño original. También entran en esta categoría los bailes de kpop, individuales o en grupos, que son uno de los mayores espectáculos que se viven durante esos días.

Aquellos con mayor conocimiento en la materia prueban su suerte en los concursos de reconocer 'openings' o en alguno de los numerosos trivials. Mientras que otros deciden pasar el tiempo en los talleres o exposiciones de cultura japonesa: escribir tu nombre en 'kanji', diferenciar los diferentes tipos de espadas, probar la comida japonesa, vestir kimonos...

También hay mesas para los fans de los juegos de rol, cartas, o de mesa, así como un espacio con diferentes consolas para disfrute de los 'gamers'. Los más habilidosos tratan de hacerse con la victoria en alguno de los torneos.

Pero si algo genera expectación son los invitados. A veces se trata de artistas asentados dentro de la comunidad que montan su propio estand  o dan charlas a los asistentes. En otras ocasiones han acudido 'youtubers' o 'streamers' famosos de este mundillo que se han mezclado con sus fans o han contestado preguntas desde el escenario.

Un clásico de la Expotaku son los 'fanmeetings' con los actores de doblaje españoles de algunas de las series o sagas más populares: 'Pokémon', 'Marvel', 'Big Bang Theory'... Son siempre uno de los anuncios más esperados por los asistentes, que esperan tener la oportunidad de conseguir una grabación de su voz. Este año es el turno de los actores del 'live action' de 'One Piece'.

"Aquí encuentras gente con gustos afines a ti, y además favorece mucho el entorno a personas que les cuesta tener habilidades sociales haciéndole sentir más cómodo", explica Rivas. La Asociación Tatakae participa regularmente tanto en el Salón del Cómic como en la Jotapón desde hace años.