Fallecimiento

Muere a los 82 años el poeta José María Álvarez

El autor de 'Museo de cera', donde reunió su obra poética completa, falleció este domingo en su Cartagena natal

José María Álvarez.

José María Álvarez. / ISRAEL SÁNCHEZ

Júlia Do Amaral

El escritor José María Álvarez falleció este domingo en Cartagena a los 82 años tras varios días hospitalizado. 

"Con certezas sólo viven los cretinos", sentenciaba el literato en una entrevista con La Opinión de Murcia, del mismo grupo editorial que este periódico, hace unos años.

Uno de sus últimos actos públicos tuvo lugar en febrero de este años, cuando se bautizó con su nombre a un jardín de la urbanización Joven Futura, en Murcia. "El barrio de las letras, con sus calles de nombres de escritores vinculados a la Región de Murcia, ampliada ahora con el jardín destinado al poeta cartagenero". dijo entonces el presidente de los vecinos

Álvarez, poeta y ensayista, fue doctor Honoris causa por el Dowling College de Nueva York, y un referente de la literatura de la Región de Murcia. Cosechó un gran reconocimiento internacional. Empezó su trayectoria en los años 60 y una década después formó parte de la antología 'Nueve novísimos poetas españoles', la particular antología del crítico José María Castellet publicada por Barral Editores en 1970.

"Despedimos con gran tristeza a José María Álvarez, uno de los poetas españoles más traducidos, viajero inagotable, amante de la vida, personalidad inimitable y orgulloso embajador de Cartagena", escribía Noelia Arroyo, alcaldesa de la ciudad portuaria, al conocer el deceso.

Su obra poética completa se fue conformando a lo largo de los años en un solo título, 'Museo de cera', con sucesivas ediciones y ampliaciones en 1976, 1979, 1983, 1989, 1992 y 2002.

El autor era Licenciado en Filosofía y Letras y se especializó en Geografía e Historia tanto en la Universidad de Madrid como en la Universidad de Murcia. También realizó estudios de Filosofía Pura en la Universidad de Madrid. Además, asistió a cursos de Raymond Aron en Francia. Por otro lado, dio lecturas de sus poemas y conferencias en diferentes países, como Estados Unidos, Francia, Italia, Inglaterra, Irlanda, Guatemala, Alemania, China, México, Canadá, Senegal o Brasil.

Siempre la curiosidad

El cartagenero también ejerció de traductor y vertió al español la obra completa de Konstantino Kavafis y los poemas de Robert Louis Stevenson, entre otras.

Dedicó a la literatura una carrera de más de seis décadas, consagró su vida y su trayectoria a las letras y a viajar. "Nunca se sabe si nos queda algo por decir. Pero la curiosidad, y no me refiero a la externa, sino a la que nace sobre uno mismo, no termina. Podrás escribir con más acierto o menos acierto, pero siempre está la curiosidad", decía a La Opinión de Murcia.

TEMAS