Kiosco

El Periódico de Aragón

Entender + con la historia

Regino Borobio

El 4 de mayo de 1976 falleció en Zaragoza Regino Borobio, uno de los arquitectos más influyentes en el urbanismo de la capital aragonesa

Abrir un gran "salón" de Zaragoza entre San Juan de los Panetes y la Seo partió de una idea de Borobio. Álvaro Sánchez

Regino Borobio nació en Zaragoza el 13 de noviembre del año 1895 en una ciudad que despertaba, ya recuperada demográfica y urbanísticamente, del desastre que supusieron los Sitios de Zaragoza hacía ya 86 años. La destrucción fue tal, sobre todo en el segundo asedio acaecido entre finales de diciembre de 1808 y el 21 de febrero del año siguiente, que la capital del Ebro tardaría mucho tiempo en recuperar su nivel de desarrollo y población previo a la Guerra de la Independencia.

En lo demográfico es algo obvio, dada la enorme mortandad que se produjo, ya no tanto por la guerra, que también, sino sobre todo por los brotes de tifus que diezmaron a defensores y también a ocupantes. Como era una ciudad sin apenas defensas, sus propias casas, conventos, monasterios y palacios acabaron por convertirse en bastiones que o fueron arrasados o quedaron muy dañados por los bombardeos. Aunque tampoco hay que caer en el mito de que todo ese gran patrimonio que tenía Zaragoza, una ciudad a la que se había llegado a denominar como «la Florencia de España», se perdió por la destrucción de la guerra.

Algunos lugares quedaron dañados, sí, pero no eran irrecuperables. Sin embargo, estaban en sitios cuyos solares eran especialmente apetecibles, dejándose perder muchos de ellos. Vamos, que la piqueta y lo que ahora llamamos «especulación urbanística» ya hizo sus estragos a lo largo del siglo XIX. Y si no que se lo digan a la maravillosa Torre Nueva.

La sede de la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE), una de las obras del arquitecto. EL PERIÓDICO

Ya fuera por una causa o por otra quedaron muchos solares libres en el interior de la ciudad anteriormente ocupados por cenobios y que ahora fueron ocupados por nuevos edificios. Ese fue uno de los motivos de que a pesar del crecimiento poblacional que estaba viviendo la ciudad, esta no creciera a su vez territorialmente como ocurría en otros lugares del país, y que sus primeros ensanches fueran muy tardíos, como es el caso de las calles que van desde el paseo de la Independencia hasta la plaza de los Sitios, en lo que por entonces se conocía como la huerta de Santa Engracia.

Pero una vez se rellenaron esos huecos Zaragoza comenzó a expandirse en unos años en los que la ciudad comenzó a convertirse en el núcleo industrial más importante de Aragón y en uno de los más grandes de España. Esto creó un efecto llamada que atrajo a los albores del siglo XX un reguero cada vez mayor de población que comenzaba a abandonar el mundo rural y a marcharse a las ciudades. En ese proceso de expansión urbanística en el que la capital aragonesa comenzaba a convertirse en uno de los principales núcleos del país superando ya los 100.000 habitantes a comienzos del siglo XX, surgen figuras de arquitectos muy relevantes como Félix Navarro y sobre todo Ricardo Magdalena, de quien fue precisamente discípulo Regino Borobio. Este fue el hijo mayor de los 5 que tuvieron el médico Patricio Borobio y Ángela Ojeda.

Su adhesión al franquismo desde el principio de la guerra civil le valió ser nombrado arquitecto jefe municipal en la capital aragonesa

decoration

En el año 1906 la familia se trasladó al número 43-45 del Coso zaragozano en la zona que da directamente a la plaza de España, viviendo allí Regino el resto de su vida e incluso llegando a establecer en el ático del edificio su estudio de arquitectura. Tras realizar sus primeros estudios en la ciudad, se marchó a Madrid donde inició su formación como arquitecto, obteniendo el título en el año 1919. Tras conseguirlo regresó a su ciudad natal para desarrollar su larga e influyente trayectoria profesional, comenzando a trabajar ese mismo año con un estilo muy influido por la arquitectura racionalista que comenzaba a surgir precisamente en la década de 1920 en todo el mundo.

Estableció su ya mencionado estudio de arquitectura, al que ya en 1931 se incorporó también su hermano José Borobio. Pero la verdadera labor de este arquitecto vendría ya a partir de finales de la década de 1930. Y es que su adhesión al franquismo desde inicios de la guerra civil le valió el ser nombrado en el mismo mes de julio de 1936 como arquitecto jefe de la Dirección de Arquitectura Municipal de Zaragoza.

Antigua Feria de Muestras de Zaragoza, diseñada por Regino y José Borobio y por José Beltrán.

Antigua Feria de Muestras de Zaragoza, diseñada por Regino y José Borobio y por José Beltrán. EL PERIÓDICO

Su primer gran proyecto fue aprobado en 1937 y se llamaba Avenida de las Catedrales, que fue la creación ni más ni menos que del espacio que hoy ocupa la plaza del Pilar, uniendo toda la zona desde la Seo hasta San Juan de los Panetes. Este desde luego fue su proyecto más visible por el alcance que tomó al abrir un enorme espacio como «salón de la ciudad», pero no fue ni mucho menos el único en el plano de la obra civil. De hecho son numerosos sus proyectos en la capital aragonesa, destacando quizás la sede de la Confederación Hidrográfica del Ebro situada en el Paseo de Sagasta, las facultades de Filosofía y Letras y de Derecho de la ciudad universitaria de plaza San Francisco o la antigua Feria de Muestras con su característica torre, hoy sede de la Cámara de Comercio y en la que trabajó con su hermano y con José Beltrán Navarro.

Pero también atrajo numerosos encargos de algunas de las personalidades más pudientes de la sociedad zaragozana, construyendo no pocas residencias privadas en zonas como los Paseos Sagasta y Ruiseñores, siendo muchas de ellas hermosas viviendas unifamiliares y rodeadas de jardines pero que por desgracia se han perdido en su mayoría. Son muchísimos pues los ejemplos que se podrían mencionar del legado arquitectónico de Regino Borobio en Zaragoza y, seguramente sin saber que paseamos casi todos los días delante de ellos.

Compartir el artículo

stats