Kiosco

El Periódico de Aragón

Entender + con la historia

José Camón Aznar

Este sábado, 14 de mayo, se cumple el 43 aniversario del fallecimiento de José Camón Aznar, historiador, crítico de arte, filósofo, escritor, poeta y coleccionista

Sede del Museo Goya-Camón Aznar de Zaragoza.

Nacido en Zaragoza el 5 de octubre del año 1898, José Camón Aznar fue una figura clave para la cultura zaragozana, aragonesa y española en el siglo XX, incluso en los años en los que por motivos laborales se trasladó a vivir a Madrid, donde falleció en el año 1979. Y es que su nombre está íntimamente ligado a la vida cultural de la capital aragonesa, en especial por el tremendo legado artístico que legó a los aragoneses y que hoy podemos seguir disfrutando en el Museo Goya-Camón Aznar en el casco histórico de la ciudad.

José nació en una familia de buena posición social y económica en ese año de 1898 que tantas cosas quiso cambiar en el país para al final no cambiar prácticamente nada. Recordemos que ese fue el año en el que se firmó en París el tratado de paz con Estados Unidos y que puso punto final no solo a la Guerra de Cuba, que ya se alargaba varios años desde su estallido en 1895, sino también a la presencia española de varios siglos tanto en aquella isla caribeña como en Puerto Rico, Filipinas y Guam, los últimos reductos del viejo imperio creado entre los siglos XV y XVI. Se vivían pues tiempos en los que algunos quisieron cambiar muchas cosas, y buena parte del epicentro de ese intento de cambiar a España estaba precisamente en Aragón, con los oscenses Joaquín Costa y Basilio Paraíso como adalides del Regeneracionismo.

Camón Aznar comenzó sus estudios tanto de Derecho como de Historia de la Literatura y de las Artes en la Universidad de Zaragoza siendo alumno del gran profesor Domingo Miral, pero la mala marcha de los negocios familiares en aquellos años y la muerte de su padre le obligaron a buscar urgentemente una salida profesional, cosa que hizo en Barcelona, donde empezó a colaborar en la editorial Labor traduciendo manuales de arte del alemán al castellano. Pero su trabajo no se limitaba a la mera traducción, sino que también comenzó a realizar diversas anotaciones propias en dichas obras para corregir ciertos fallos de los autores originales que iba detectando.

Miguel de Unamuno, con quien Camón Aznar mantuvo una estrecha relación que le costó la cátedra. EFE

Eso no le restó tiempo para doctorarse en Filosofía y Letras y para conseguir la cátedra de Teoría de la Literatura y de las Artes en las Universidad de Salamanca en 1924 cuando solo contaba con 26 años. Durante esos años en la universidad salmantina estuvo muy vinculado al escritor y filósofo Miguel de Unamuno, rector de esa universidad hasta en tres ocasiones y que a pesar de su apoyo inicial se acabó postulando en contra del golpe de Estado contra el gobierno de la república que devino en la Guerra Civil Española. La relación que tenía en aquellos momentos Camón Aznar con Unamuno, quien pasó los últimos meses de su vida prisionero en su propia casa, le supuso al aragonés la pérdida de la cátedra tras el final de la guerra en 1939, regresando a Zaragoza donde comenzó a dar clases de Historia del Arte en su universidad.

En esos años volvió a prepararse el concurso oposición con el que volvió a ganar una cátedra en 1942, en esta ocasión de Historia del Arte medieval en la Universidad de Madrid, llegando a ser a lo largo de los años decano de su Facultad de Filosofía y Letras y rector de la propia universidad. Asentado ya en su labor profesional, publicó numerosísimas obras sobre literatura y arte, perteneció al comité encargado de dirigir los estudios del todavía príncipe Juan Carlos de Borbón y a quien el dictador Francisco Franco designó como sucesor en la jefatura de Estado, y fue miembro de las Reales Academias de Bellas Artes de San Fernando, de la Historia y de Ciencias Morales y Políticas, además de pertenecer como miembro de honor a la Real Academia de Bellas Artes de Zaragoza.

José Camón Aznar.

Desde luego dejó un enorme legado escrito, pero sin duda también fue importantísima la colección de obras artísticas y literarias que fue creando a lo largo de su vida y que con Aragón y Zaragoza siempre en su mente, legó al pueblo aragonés para su disfrute a través del Museo e Instituto de Humanidades Camón Aznar, hoy especialmente dedicado a la figura de uno de los aragoneses más ilustres de la historia: Francisco de Goya y Lucientes.

Compartir el artículo

stats