El Monzón logró empatar en el último momento un partido en el que se lo puso muy complicado al Alcañiz. El Alcañiz se mostró ayer un tanto espeso.

Salieron bien los de Burillo, marcando un ritmo alto y gozando de una muy buena ocasión de Planas. Poco a poco, los montisonenses le fueron tomando el pulso al partido y lograron equilibrarlo, pasando a jugarse mayormente en el centro del campo, sin llegadas con peligro a ninguna de las áreas ya que el trabajo defensivo fue muy eficaz.

En los primeros minutos de la segunda parte el Monzón se mostró más efectivo, pero pasado ese tiempo fueron los locales los que tomaron la iniciativa. Rubén y Mínguez pusieron a prueba a Miki, llegando una ocasión para el Monzón en el minuto 27, con un remate de Canales. Cuando más presionaba el Alcañiz, marcó Latre con un cabezazo tras un córner.

El esfuerzo del Monzón dio sus frutos en el minuto 89, con una vaselina de Aitor desde la frontal del área que logró colar el esférico junto al larguero.