"Me siento atracado y robado, porque el gol del Eibar viene de un penalti que no es", afirmó ayer el técnico del Badajoz tras empatar contra los vascos (1-1).