No está demasiado acostumbrado el Madrid en los últimos años a echar cuentas en Europa. Más bien todo quedaba reducido a esperar a su rival en cuartos de final. Ahora, en cambio, tras sus dos resbalones de la segunda fase, está obligado a ser más galáctico que nunca si no quiere ver muy reducidas las opciones en su competición favorita. También tendrá que luchar contra la maldición de Alemania, donde sólo ha ganado una vez en 17 visitas.

El choque contra el Borussia Dortmund medirá la fiabilidad de la constelación de estrellas del equipo blanco, que están obligadas a no irse de vacío de Alemania. No puntuar sería casi echar el telón a la Champions, porque el Madrid no dependería de sí mismo. Los blancos sólo han ganado un encuentro a domicilio (0-3), en Roma, en la primera fase.

UN RIVAL PELIGROSO A los blancos les espera lo mismo que hace seis días en el Bernabéu, pero multiplicado por 10. Es decir, un equipo bien armado atrás, con dos buenos centrales, una bala en la banda derecha llamada Ewerthon (uno de los pocos jugadores capaces de ganarle en carrera a Roberto Carlos) y el dúo mágico: Rosicky, que jugará pese a sus molestias en el tendón de Aquiles, y el gigantón Koller (2,02 metros), que es el máximo goleador del equipo, con 16 tantos, cinco de ellos en Champions.

Del Bosque no tendrá problemas para alinear el equipo habitual, en el que sólo faltará el lesionado Hierro. El técnico blanco espera un rival más ofensivo que en el Bernabéu, aunque eso no debe llevar a los blancos a meterse atrás. "Siempre que hemos encarado un choque de manera defensiva, nos ha ido mal. Debemos llevar la iniciativa", afirmó el entrenador blanco.

El Dortmund no ha superado aún la tensión que se generó en la última jornada de Liga cuando el portero Lehmann fue expulsado por perseguir a su compañero Amoroso para recriminarle una jugada, lo que le ha costado una sanción de 10.000 euros "No se debe interpretar este suceso de manera negativa. Estoy contento de que se note que hay vida en el equipo", declaró el director deportivo del Borussia, Michael Zorc. Más práctico fue Matthias Sammer, técnico del equipo, que apuntó que un triunfo ante el Madrid "haría olvidar el incidente".

Alineaciones:

Borussia: Lehmann; Evanilson o Maduni, Metzelder, Woerns, Dedé; Reuter, Frings; Ewerthon, Rosicky, Amoroso; y Koller.

Real Madrid: Casillas; Michel, Pavón, Helguera, Roberto Carlos; Makelele, Flavio; Figo, Raúl, Zidane; y Ronaldo.

Arbitro: Graham Poll (Inglaterra).

Hora: 20.45 (Canal +).