El Andorra realizó un flojo partido y sólo fue capaz de superar a su rival en la primera mitad, para irse abajo al encajar el primer gol, nada más comenzar el segundo periodo.

La primera parte fue de poco juego pero de dominio local. En los primeros minutos los andorranos gozaron de tres claras ocasiones de marcar ante un rival agazapado atrás y más preocupado de defenderse que de buscar el marco local. Pero el conjunto visitante no fue capaz de refrendar su dominio con algún tanto que le diera tranquilidad, y se fue al descanso con el mismo marcador con el que había iniciado el encuentro.

Tras el descanso, Rosel marcó en la primera jugada, en un contragolpe, y los andorranos perdieron la concentración, el ánimo y les comenzó a pesar la responsabilidad. Mientras, el Alagón se hizo fuerte en defensa y sentenciaba en otro nuevo contragolpe, también finalizado por Rosel, logrando tres puntos de oro.

Con esta victoria, el Alagón logra subir cuatro puestos, alejándose de una zona peligrosa en la que hay muchos equipos separados por pocos puntos.