Alfred Julbe ya ha hecho un primer diagnóstico del CAI Zaragoza. A la espera de que los propios entrenamientos le aporten datos más relevantes y de que se dispute el partido contra el Inca el domingo, el nuevo técnico del equipo aragonés tiene las ideas claras. Después de ver jugar al CAI en varios vídeos y de dirigir cinco sesiones, Julbe ha identificado la primera necesidad de su equipo: un hombre para el puesto de tercer pívot. En una primera valoración, el entrenador catalán ha expuesto ya algunas de sus conclusiones y la principal hace referencia a su preocupación por el nivel que pueden ofrecer Gastao Júnior y Mario García en los relevos de Otis Hill y Fran Murcia, dos hombres indiscutibles para Julbe.

Apoyado en un discurso sensato y cargado de realismo, además de su preocupación por el tercer pívot como consecuencia del inexistente rendimiento de Gastao y la irregularidad de Mario García, el entrenador utilizará el partido del domingo como banco de pruebas para luego tomar decisiones. De Inca, gane o pierda, será de donde saldrán, si es que finalmente las hay, sus peticiones. El club ya le ha comunicado a Julbe que está dispuesto a hacer un nuevo esfuerzo.

Los bases y los aleros

El técnico, que quiere ver con sus propios ojos y en competición cuál es el verdadero nivel de su plantilla y si ésta tiene las posibilidades que a lo largo de la temporada se le han adjudicado, ha observado un error en su confección: el CAI cuenta con bases muy rápidos, pero con aleros lentos para salir al contragolpe. Entre sus prioridades para volver a ganar, Julbe se ha planteado como objetivo prioritario recuperar a Fran Murcia, que en el 2003 ha estado por debajo de su nivel. Gilmore, que en el encuentro contra la Universidad Complutense fue silbado por la afición del Príncipe Felipe, pasará su examen más importante. A Julbe le ha gustado la actitud que ha mostrado el base en los entrenamientos de esta semana.

El compromiso del equipo

El compromiso del equipo con el técnico es, también, superior al que existía con Ranko Zeravica. Ahora ya no hay disidencias. De todos modos, para comprobar si la medida tiene un efecto inmediato habrá que esperar al domingo. A la primera final del CAI Zaragoza.