¡Qué gran espectáculo! Las sospechas sobre un Armstrong más débil que otros años se hicieron realidad ayer. Que Ullrich le haya sacado un minuto y medio no es normal, es mucho tiempo. Y el alemán va a ir a más. Las diferencias son mínimas y queda lo mejor del Tour, los Pirineos. Lástima que los españoles hayan quedado algo alejados de los primeros puestos, pero ahora que Mayo está lejos, seguro que moverá la carrera. Sin olvidarnos de Zubeldia, al que veo con opciones de podio. La verdad es que me gustaría que un español estuviese en ese lugar de privilegio, aunque será muy difícil porque Hamilton y Vinokourov están en un gran momento de forma. En cualquier caso, las próximas tres etapas prometen ciclismo del bueno. Los Pirineos pueden decidir la carrera, aunque es probable que Ullrich prefiera reservar sus fuerzas para la útlima contrarreloj. Si vuelve a marcar los registros de ayer, puede conseguir su segundo Tour.