Cinco centímetros de rotura fibrilar tienen la culpa de que el Bar§a deba aprender a vivir sin Ronaldinho por primera vez. Que descubra qué supone tener a la estrella lesionada. Cinco centímetros equivalen, según los médicos azulgranas, a cinco semanas de baja. O sea, cinco centímetros que mantendrán con el corazón encogido al barcelonismo durante este próximo mes, porque Ronaldinho corre el serio peligro de perderse el 6 de diciembre el choque contra el Madrid en el Camp Nou. Y frustrar así el gran duelo: el mediático de Laporta contra los galácticos de Florentino.

"Si tuviera que aventurar algo, tendría que decir que no lo veo para jugar contra el Madrid", apuntó ayer Lluís Til, el médico del Bar§a, tras someter al jugador a una resonancia magnética en la Clínica Asepeyo de Sant Cugat. "Sería contraproducente arriesgar, hay que ser muy cauto en estas lesiones musculares, aunque la evolución la marcará siempre el jugador", añadió Til, alimentando todavía más la preocupación en torno a la estrella azulgrana.

VIAJE A BRASIL Esas pruebas médicas confirmaron que la lesión muscular de Ronaldinho, que viajó ayer a Brasil acompañado por el vicepresidente deportivo azulgrana, Sandro Rosell, y con un certificado médico en el bolsillo, es más grave de lo que parecía. Por la mañana estuvo en la clínica y por la tarde se subió a un avión, con destino a Río de Janeiro. La Confederación Brasileña de Fútbol (CBF) ha exigido la presencia de Ronaldinho en Granja Comary, el lugar de concentración de la selección en el que prepara el duelo del domingo 16 en Lima frente a Perú y el del miércoles 19 contra Uruguay en Curitiba, correspondientes a la clasificación para el Mundial 2006.

Ronaldinho no podrá jugar ninguno de esos dos partidos, pero está obligado, siguiendo la normativa de la FIFA, a ponerse en las manos de José Luiz Runco, el médico de Brasil. Pero lo evidente, y así lo demuestra la resonancia, es que el bíceps femoral de la pierna derecha de la estrella se ha roto. El músculo se ha desgarrado cinco centímetros.

Ronaldinho ha hecho ocho goles en quince partidos. Y el músculo roto tiene una influencia esencial en el juego del brasileño. Un tipo explosivo, de arranque espectacular, con un endemoniado cambio de ritmo. "Para cada centímetro de rotura siempre dicen que se necesita una semana. Pero yo me recupero rápido", dijo Ronaldinho.

"Estoy contento porque pensaba incluso que la lesión podía ser más grave ¿El Madrid? Todos los partidos son importantes", añadió el brasileño, quien se tomará estos 26 días que faltan para enfrentarse al equipo blanco como una desesperada cuenta atrás. "Yo rezaré todo lo que los curas me enseñaron en la catequesis para que Ronaldinho pueda jugar contra el Madrid", dijo Rosell, el vicepresidente del Bar§a, que acompañó al jugador a Brasil.

PALIZA TRANSOCEANICA Será hoy cuando Ronaldinho se ponga bajo la disciplina de la selección brasileña, después de una paliza transoceánica que el Bar§a intentó evitar. Pero no lo consiguió. La CBF ya convocó ayer a Elano, el centrocampista del Santos de 22 años. "Lo único que me importa realmente ahora es hacer una buena recuperación", comentó el brasileño antes de subirse al avión, camino de Río, previa escala en Madrid.

Se marcha a Brasil para un viaje de ida y vuelta. Mientras tanto, Rijkaard confía en que los potentes músculos del jugador mediático se regeneren 10 días antes de lo previsto para enfrentarse al Madrid, Ronaldinho volaba con una sonrisa de oreja a oreja, como si nada importante hubiera pasado. Pero algo transcendente sucedió el domingo: el Bar§a ha perdido a su estrella.