Francisco Fernández Sierra revalidó este fin de semana su superioridad en el Campeonato de España de Caza Menor con Perro, prueba reina dentro del calendario cinegético-deportivo de la Real Federación Española de Caza. El castellano-manchego repitió triunfo junto a su podenca Fina en los terrenos de Piedrabuena y Alcolea de Calatrava, Ciudad Real, al llegar al control con ocho perdices, una liebre y una paloma bravía, lo que le supuso un total de 4.600 puntos.

El disparo de salida, a cargo de Andrés Gutiérrez, presidente de la RFEC, se efectuó a las 9.05 horas, quedando por delante seis horas de prueba para que cazadores y perros, acompañados por los jueces, demostraran sus aptitudes cinegéticas en el monte en pos del tan anhelado triunfo en esta gran final. La densidad de caza fue alta, tal y como quedó patente en el control, con 51 perdices, dos liebres, un conejo, una paloma torcaz y una paloma bravía (56 piezas). Tan sólo dos de los dieciocho finalistas concluyeron la prueba sin piezas abatidas, lo que demuestra el gran nivel alcanzado por los participantes presentes en estos terrenos castellano-manchegos.

Después de una larga deliberación se acordó admitir la paloma bravía cazada por Francisco Fernández atendiendo a los distintos reglamentos, ya que de lo contrario hubiera sido adelatando por el representante de La Rioja, Javier Fernández con nueve perdices, lo que le supuso 4.550 puntos.