El alcalde Juan Antonio Belloch no tomará ninguna iniciativa propia y pondrá en manos de la Comisión de Gobierno del Ayuntamiento de Zaragoza la decisión sobre el aval de 8 millones de euros que ha solicitado el Real Zaragoza a la corporación municipal para poder completar la cuarta parte del crédito de 32 millones de euros que pretende conseguir para hacer frente a las pérdidas que ha acumulado en los últimos ejercicios. La citada comisión volverá a estudiar este asunto en la reunión que, como todos los viernes, celebrará hoy, pero lo más probable es que no haya una solución definitiva hasta la próxima semana.

El ayuntamiento parecía inicialmente dispuesto a colaborar con el Zaragoza en la citada operación financiera, pero la delicada situación económica que atraviesan sus arcas y otra serie de trabas legales hacen casi imposible que pueda tomar parte en la misma. "La voluntad siempre ha existido, pero la deuda que tenemos y otras dificultades de tipo legal nos nos dejan muchas posibilidades de maniobra en este asunto", aseguraban ayer fuentes del consistorio. Belloch también ha reconocido en privado los grandes problemas que tiene la corporación municipal para poder ayudar al Real Zaragoza en este asunto.

El Zaragoza, a pesar de contar ya con el compromiso de la Diputación General de Aragón de avalarle los 8 millones de euros que ha solicitado a esta institución, tendría que buscar otra fórmula financiera para conseguir el crédito de 32 millones de euros que persigue si el ayuntamiento desestima definitivamente, como parece probable, su participación en esta iniciativa. El objetivo del club era obtener cuatro avales de 8 millones de euros cada uno para llegar a concretar dicha operación. Uno por parte de la DGA, otro por las del consistorio zaragozano y los dos restantes a través de la propio Real Zaragoza y de Alfonso Soláns, presidente del cuadro aragonés.