La primera nevada de la temporada en Oslo no sorprendió a la expedición española, pero sí sembró en ella más inquietud. Fueron seis horas de intensa nevada, entre las ocho de la mañana y las dos de la tarde, seguidas de agua nieve a partir de las siete, la hora en que España realizó su entrenamiento sobre un césped en muy malas condiciones. Las previsiones indican una mejoría del tiempo, pero si la federación noruega no pone en funcionamiento la calefacción del campo, hacer un control y dar dos pases seguidos será toda una aventura. Sáez se lo toma con calma.

"Me han dicho que Noruega es un país moderno, que el campo tiene calefacción y que la nieve no se va a notar nada. ¿No sé si será verdad?", ironizaba por la mañana el técnico, que prefiere no contemplar la posibilidad de que le hagan la envolvente y traten de que el césped se deteriore. "¿Apagarán la calefacción? No es problema mío. Depende del fair play. En Europa somos todos del fair play; no creo que Noruega se quede atrás", reiteró el seleccionador ante la insistencia de los periodistas noruegos en torno a si los efectos de las inclemencias asustaban a los españoles.

Ni el barro ni la nieve atemorizan a nadie ni tampoco la solicitud de Ronny Johnsen, el central del Aston Villa, que pidió a la hinchada noruega que acuda al estadio con piedras pequeñas, huevos y tomates para lanzarlos a los españoles. "Me extraña mucho. No creo que vivamos tiempos de esa índole. Sería un chiste", añadió Sáez.

España tendrá escaso pero ruidoso apoyo en el estadio. Así lo prometieron los aficionados cántabros que pasaron por el hotel de la selección y desplegaron una pancarta con referencia al compromiso matrimonial del príncipe Felipe y a su exnovia noruega. "Sorry Sannum, Letizia is our queen", se leía en la tela.

Mientras, Glaría, un exfutbolista del Rayo que jugó en el Molde de 1992 a 1997 y hoy dirige al Bryn, de la segunda noruega vaticinó sufrimiento a España. "Les va a resultar muy complicado. Los noruegos saben hacer muy pocas cosas, pero las hacen bien", aseguró el exfutbolista.