La Federación Internacional del Automóvil (FIA) hizo públicos ayer los resultados de su encuesta anual entre los aficionados en la que han participado 91.000 personas de 180 países y, de manera abrumadora, todos quieren más espectáculo en la pista y menos tecnología en los monoplazas y en sus boxes. El 86% de los encuestados quiere más adelantamientos y un 64% no quiere que el talento del piloto se vea supeditado a las ayudas tecnológicas. Los encuestados reconocen que la tecnología es importante, pero que las manos del piloto son fundamentales. También creen que el diseño de los coches debería de tener como principal prioridad la posibilidad de que se vean adelantamientos durante la carrera.

SCHUMACHER ARRASA El 94% de los encuestados que voluntariamente enviaron el cuestionario a la FIA son seguidores fervientes de la F-1, y de entre ellos el 28% apoya al alemán Michael Schumacher, heptacampeón del mundo con Benetton y Ferrari; el 17% al finlandés Kimi Raikkonen (McLaren- Mercedes), sustituto de Schumi en la scuderia; el 8% apoya al británico Jenson Button (Honda), que este año, en Hungría, tras 115 grandes premios consiguió su primera victoria y el cuarto favorito de la afición es el español Fernando Alonso, actual campeón del mundo y líder del Mundial-2006 con dos puntos de ventaja sobre Schumi, con un 7% de apoyo. Entre los equipos, Ferrari se lleva las preferencias con un 30%, por delante de McLaren (21%) y de Renault y Williams empatados con un 7%.

La vuelta de los cambios de neumáticos este año ha provocado, según la opinión del 66% de los encuestados, que las carreras sean más interesantes. Otro cambio positivo, según el 73% de los sondeados, es el nuevo tipo de clasificación que se desarrolla en los entrenamientos decisivos del sábado y que dan lugar a la parrilla de salida. El 60% de los encuestados aseguran que este año sí han visto por TV los entrenamientos definitivos del sábado.