--El equipo generó muchas expectativas y de momento está en la zona media de la tabla.

--Creo que los resultados no han sido todo los buenos que esperábamos y me gustaría que el equipo estuviera un poco más arriba. De todas formas, una cosa es la ilusión y los sueños y otra es la euforia, en la que no desearía que cayésemos, aunque en algún momento ya pudo verse. Tenemos muchas cosas que mejorar en la forma de jugar, algo que ha reconocido el entrenador. Estamos empezando, construir un nuevo proyecto y configurar una plantilla lleva tiempo. Hay que ser prudentes y humildes. Mucha humildad. Ésa es una de las claves, como también el trabajo y el compromiso de los jugadores y contar con un punto de suerte que siempre es importante.

--Su mensaje parece retocado con respecto a los que salieron inicialmente desde el club.

--Es que nos desbordó un poco a todos el clima que se quedó alrededor del nuevo Zaragoza. También los medios de comunicación, los jugadores que llegaron... Todo eso generó esa euforia que no es buena. Siempre he tratado de enfriar un poco las cosas, no se me habrá escuchado lanzarme por la locura de decir que esto es maravilloso, de que vamos a ganar todo. Además, la realidad, la competición, te demuestra dónde estás y te deja claro que aún queda por hacer.

--Mantiene al menos el objetivo de volver a Europa por la vía de la competición liguera, ¿no?

--Aspiramos a pelear por esos puestos, pero esto es un deporte y no una ciencia exacta, porque tienes un elemento grande de perturbación aleatoria. Se puede poner una metáfora: en una carrera de 5.000 metros es importante llegar a los últimos 400 con opciones de medalla. Si después no se logra, ya se conseguirá en la siguiente ocasión. El Zaragoza tiene que llegar a las últimas seis o siete jornadas con opciones de estar arriba. Lo que es decepcionante es que a ese tramo se llegue sin aspiraciones.

--Pero el fútbol se mueve mucho por las urgencias. La paciencia no se estila demasiado.

--Lo sé y éstas son hasta semanales, lo que también te permite contar con un estímulo permanente. De todas formas, esa presión no la noto aún. La gran mayoría de análisis han coincidido en que a este Zaragoza le falta, que no está cuajado aún. No nos tenemos que poner nerviosos. A mí ha habido partidos que hemos perdido en que me gustó el equipo. Sin ir más lejos, la seriedad en Villarreal en la primera parte. Es el bloque que quiero: disciplinado, ordenado y con brillantez arriba. Eso me gustó más que por ejemplo el segundo tiempo frente al Levante, que fue vistoso y trepidante para el espectador, pero muy arriesgado.

--En esa paciencia es coherente con la apuesta de cuatro años por un entrenador, algo que en el fútbol español es casi un milagro.

--Porque el tiempo es básico en un proyecto nuevo. De hecho, yo espero estar más de cuatro temporadas. A mí siempre me ha gustado mucho el modelo inglés y pienso que es básico que el entrenador sea un hombre de la casa, comprometido con el proyecto. Es el que tiene que marcar los tiempos y para eso es necesario que se sienta respaldado con un proyecto a largo plazo.

--Una decisión inminente del club es la opción de compra sobre Diego Milito. Se va a ejecutar y se quiere pagar menos de los cinco millones establecidos.

--Diego es un gran delantero, pero cualquier cosa que diga yo puede afectar a la cotización. Hay una opción de compra, hablaremos y ya se verán los términos.

--¿Han pensado en reforzar el equipo en el mercado invernal?

--De momento, no. No hay ninguna plaza en la que los técnicos nos hayan insistido en cubrir. De todas formas, si en ese mercado hay algo apetecible, que pueda mejorar el plantel y a buen precio, porque no estamos para dispendios...

--La cantera está llegando en los últimos años al primer equipo, pero sólo Zapater disfruta de la titularidad absoluta. Sería bueno que eso también cambiara.

--A mí me gusto Cuartero contra el Espanyol... Ojalá haya más aragoneses entre esos catorce o quince futbolistas que más utiliza el entrenador. Me gustaría que estuvieran algunos que se han ido y que salgan cuando antes otros.