El Andorra, tras alguna temporada difícil, lleva un par de temporadas en las que ha vuelto por donde solía, es decir, a competir en la parte alta de Tercera.

Este año dirige el equipo uno de esos entrenadores que todo el mundo conoce, ya que fue jugador de alto nivel, José Antonio Soler: "Fui profesional durante 14 años en equipos como el Castilla, Aragón, Atlético de Madrid, Osasuna, Badajoz, Elche... y me retiré con 31 años por una lesión de cadera", comenta. Como entrenador, ha dirigido, entre otros, 3 temporadas al Casetas (una de ellas en Segunda B) y una al Mirandés, también en Segunda B.

Preguntado por la diferencia de entrenar en Aragón y fuera, no duda en responder: "En Aragón, para entrenar de manera profesional sólo puedes hacerlo en la Ciudad Deportiva y ahora en el Huesca. En Miranda teníamos un equipo completamente profesional en el que respirábamos y vivíamos el fútbol", apunta. Por ello, las cosas no pueden ser igual: "Salvo el Zaragoza B el resto maneja plantillas que tienen una ocupación como prioridad o medio de vida. No es lo mismo que cuidarte, prepararte y respirar fútbol todo el tiempo", afirma.

Centrados ya en lo deportivo, todavía está lejos de encontrarse satisfecho con el rendimiento de su equipo, que acusa cierta debilidad defensiva y recibe muchos goles: "Hay que ponerle remedio a eso para ser más consistentes", explica.

Para este año el equipo parece apostar por los jugadores jóvenes, si bien Soler, en un rasgo de sinceridad que no suele ser habitual puntualiza: "En primer lugar, la reglamentación te obliga a tener seis jugadores como minimo por debajo de 23 años. Este año hemos tratado de tener una plantilla compensada." Y añade: "Los jóvenes que tenemos vienen de División de Honor y tienen un buen nivel técnico. Esperamos bastante de ellos pero la categoría es más difícil de lo que la gente se cree".

En cuanto a la categoría, apuesta por 7 u 8 equipos, con el Zaragoza B como favorito, para entrar en los playoffs y no cree que vuelva a ser una temporada igualada: "Yo creo estos equipos van a perder menos partidos que el año pasado. El Universidad, campeón la temporada pasada, perdió 12 ó 13 partidos. Eso es algo impensable", dice. De hecho, pronostica que estos equipos apenas pincharán con equipos de la otra Liga: "Creo que no perderán con los equipos de abajo. Perderán partidos cuando se enfrenten entre ellos", concluye.